Páginas

jueves, 15 de agosto de 2019

TIENDAS ANTIGUAS DE MADRID.

Los antiguos comercios del centro de Madrid van desapareciendo poco a poco, llevándose una parte importante de la historia del barrio y de la ciudad. La dura competencia o el retiro de sus propietarios, cuando no el elevado alquiler de los locales, han sido las causas más frecuentes de la clausura de estas tiendas de toda la vida.

Con ellas no sólo se van los recuerdos, también esos fantásticos locales y sus preciosas decoraciones de otros tiempos. Aquellos emblemas que siempre estuvieron en sus escaparates o en sus fachadas quizá formen parte de la ornamentación de otros rincones o tal vez, en el peor de los casos, se marchen para siempre.

Con este nuevo vídeo Antiguos Cafés de Madrid desea homenajear a tres establecimientos emblemáticos dedicados al comercio del textil, alguno de ellos con presencia desde el siglo XIX. De todos, tan sólo uno continúa abierto y situado en el mismo emplazamiento en el que fue inaugurado.

 








La Moda” estuvo en la calle del Pez número 30, en el barrio de Malasaña, desde el año 1896. Fue el comercio dedicado a vender ropa infantil más antiguo de Madrid y cerró sus puertas a principios de 2019. Ángel Viñuales, su último propietario, nos narra aquí la historia de este negocio desde que fue fundado por sus bisabuelos.

En su escaparate estuvo el famoso “Niño de la calle del Pez”, un precioso maniquí que comía chocolate desde tiempos inmemoriales.

Casa Benítez” mantuvo abierto su magnífico establecimiento de estilo Art Déco hasta el mes de abril de 2019, en el barrio de Chueca. Pedro Fernando Feijóo, que continúa con su actividad a pocos metros de esta antigua tienda, en la misma calle de las Infantas, nos muestra en este vídeo la preciosa decoración de los años treinta que ha mantenido intacta desde entonces.

El famoso rótulo de su fachada y los maniquíes que representaban a los actores de cine más conocidos de la tercera década del pasado siglo, desaparecieron para siempre de sus grandes escaparates, pero siempre permanecerán en nuestro vídeo.

Almacenes de Aragón”, en la Corredera baja de San Pablo, número 15, es el único de estos tres establecimientos que continúa hoy con su negocio. Antonio Tello, dueño del comercio que inauguró su abuelo hace casi cien años, además de enseñarnos su antiguo almacén nos hace un recorrido por los lugares más emblemáticos del barrio de Malasaña.

Especializado en ropa para la casa, es uno de los pocos de Madrid que aún conserva las sillas para la clientela junto a sus mostradores. Dicha costumbre era habitual en todas las tiendas del ramo desde el siglo XIX, en Madrid.


Gracias por seguirnos en nuestro canal de YouTube, donde encontraréis todo sobre la historia de Madrid:






lunes, 22 de julio de 2019

ESPUMOSOS HERRANZ, CALLE DE ALCALÁ.

El Palacio de la Equitativa, uno de los edificios más emblemáticos de Madrid, terminó de construirse en el año 1891.


Fuente: bibliotecavirtualmadrid.org. El Palacio de la Equitativa, de las calles de Alcalá y de Sevilla, recién inaugurado.
 

Obra del arquitecto José Grases Riera para la Compañía de seguros de vida “La Equitativa”, el inmueble estaba dotado de los mejores avances técnicos de la época: luz eléctrica, modernos ascensores y calefacción a vapor. Su estructura no ha dejado de modificarse a lo largo del tiempo, pasando de las tres plantas iniciales a cuatro en la reforma llevada a cabo en el año 1920 para el Banco Español de Crédito. Treinta y cuatro años después volvió a crecer en tres nuevas alturas (dos de ellas retranqueadas) y en la actualidad, tras haber sido derruido por completo su interior, el nuevo edificio resultante verá incrementar nuevamente su elevación, desvirtuando por completo su proyecto original.

Fotografía: M.R.Giménez (2019). El Palacio de la Equitativa en la actualidad, aún en obras.


La Equitativa no fue en inicio la compañía que ocupó por completo las instalaciones de su flamante inmueble. Otros negocios (asesorías, empresas dedicadas al transporte, etc.) se instalarían en sus dependencias dejando los huecos de la planta baja, situados en las calles de Alcalá y Sevilla, para albergar lujosas tiendas de vestimenta, bazares, restaurantes y bares o joyerías. Entre ellos destacaría Espumosos Herranz, situado en el número 18 (después nº 14) de la calle de Alcalá.


Fuente: bibliotecavirtualmadrid.org (1908). Fachada de Espumosos Herranz.


Jaime García Herranz Sánchez, químico e industrial, con laboratorio y negocio en Valencia, había inaugurado en enero del año 1891, en la Carrera de San Jerónimo, número 14, un despacho de vinos espumosos que podía competir dignamente con las mejores clases de champagne. Su marca, Espumosos Herranz, despachaba líquidos efervescentes, jarabes obtenidos de frutas naturales y también se dedicaba a proyectar instalaciones para fabricar bebidas gaseosas.

El agua de seltz (carbónica), muy de moda en aquellos años para curar las irritaciones del estómago, se distribuía en insalubres sifones de plomo hasta que la empresa francesa “Durafort et fils” consiguió realizar un modelo con piezas de cristal. Espumosos Herranz logró, en el año 1898, el privilegio exclusivo para utilizar este nuevo modelo de sifón, además de obtener la patente de un nuevo procedimiento mecánico para la fabricación de cualquier líquido espumoso, que consistía en un carruaje con todos los elementos necesarios para tal fin.


Fuente: bibliotecavirtualmadrid.org (1908). Sifón higiénico de Espumosos Herranz.
 

El día 4 de junio de 1899, en el magnífico Palacio de la Equitativa, abriría al público el nuevo establecimiento de Espumosos Herranz, una preciosa y elegante instalación, con mármoles y espejos, decorada por el pintor Ruiz Conejo (¿Agustín?).


Fuente: memoriademadrid.es (1902). Interior del establecimiento de Espumosos Herranz, de la calle de Alcalá.


Aquel pequeño local incrementó su ya próspero negocio de la Carrera de San Jerónimo con productos destinados a calmar las afecciones de todo tipo. Así, despachaba ponches calientes al ron, durante el invierno, para evitar catarros y pulmonías; el agrio jarabe de agraz (jugo de uva sin madurar) para corregir y evitar los desarreglos intestinales; néctar con soda, kéfir del Cáucaso y sus ya famosas aguas alcalinas, litínicas, para enfermedades del hígado, diabetes y vías urinarias, que se embotellaban en el sifón higiénico, envasado en la fábrica que el establecimiento tenía en la calle de los Jardines, por entonces número 26.

El negocio familiar de los Espumosos Herranz continuaría abierto en la calle de Alcalá hasta los meses previos al inicio de la Guerra Civil Española (1936-1939). Tras la contienda, los locales comerciales del edificio de La Equitativa desaparecerían para ser ocupados por las dependencias del Banco Español de Crédito.



Fuentes:

bibliotecavirtualmadrid.org
hemerotecadigital.bne.es
memoriademadrid.es

miércoles, 10 de julio de 2019

LAS HUELLAS DE LA GUERRA CIVIL EN MADRID

El día 18 de julio de 1936 dio comienzo la Guerra Civil Española. Tres años de locura, miedo, sufrimiento y destrucción darían paso a una dictadura militar que alargó el tormento durante casi cuatro décadas más.

Este año se conmemora el ochenta aniversario del final de esa contienda y sus huellas, aún visibles en la ciudad de Madrid, seguramente van a sorprender a quien visite los lugares que aquí mostramos.

Con este nuevo vídeo Antiguos Cafés de Madrid, junto al politólogo Juan Antonio Chamorro, quiere descubrir y explicar la historia de muchos de los vestigios que aún perviven en la Casa de Campo y en el Parque del Oeste, emplazamientos en los que tuvieron lugar gran parte de las batallas más sangrientas y dilatadas en el tiempo para la toma de Madrid.





Vídeo: Las huellas de la Guerra Civil en Madrid.



La historia de Madrid también está en los fortines, las trincheras y los muchos restos de aquella espantosa guerra que aún son visibles en los lugares que con este vídeo ayudamos a identificar. El paseante de los cerros de Garabitas o las Canteras, a partir de ahora, podrá reconocer con más claridad qué son esas construcciones que aparecen en su camino, cómo estaban edificadas y para qué. Podrá ver aquí la conocida como Curva de la Muerte e investigar las inscripciones aún visibles en la Pista militar que desembocaba en uno de los puentes, ya desaparecido, sobre el río Manzanares.

Zonas de Madrid como Carabanchel, el barrio del Lucero o la Ciudad Universitaria son citadas aquí como parte destacada de la historia de aquellos años de guerra y asedio.

Mostramos las huellas olvidadas de un suceso que nunca ha de volver a repetirse en lugar alguno. Vestigios que pueden haber pasado desapercibidos para quien no conozca lo que en estos parajes sucedió.

El pueblo que desconoce su historia está condenado a repetirla.



En nuestro canal de YouTube se puede encontrar toda la historia de Madrid.   
 
¡¡Muchas gracias por seguirnos!!


miércoles, 19 de junio de 2019

BARES AMERICANOS DE LA GRAN VÍA.

La moda de los bares americanos llegó a Madrid a principios de los años veinte del siglo pasado. La elegante y moderna Gran Vía, aún sin terminar, acogería a muchos de estos negocios que hicieron cambiar por completo el concepto de los antiguos cafés como centro de reunión. Aquellos divanes rojos, los espejos en las paredes o las decoraciones recargadas de los viejos locales dedicados a las prolongadas tertulias modificarían su diseño, dando más importancia a los altos taburetes, las paredes pintadas en tonos claros y un mobiliario más funcional.

Fuente: hemerotecadigital.bne.es (1936). Larga barra y altos taburetes eran el distintivo de los bares americanos.

Los primeros bares americanos instalados en Madrid, como el American Bar Pidoux, iban dirigidos a un público elegante y chic. Visitantes extranjeros o aquellos que se definían como gente bien y que no entendían o despreciaban los cafés de antaño, las tabernas o las cervecerías llenas de público, integraban la clientela de estos modernos lugares en los que se consumían refinadas bebidas alcohólicas y selectos cock-tails, servidos por barmans uniformados. Sus locales, siempre que el espacio lo permitiera, tenían varios ambientes repartidos en salones, pero en ellos no podía faltar la gran barra de bar con sus altos taburetes.

Fuente: hemerotecadigital.bne.es (1932). Público elegante y barmans uniformados.

Durante los años treinta del siglo anterior, los bares americanos de pequeñas dimensiones incorporarían a su oferta las comidas rápidas. La Gran Vía y sus aledaños fueron zonas de emplazamiento para oficinas y comercios, con trabajadores y trabajadoras que precisaban de lugares para comer por poco precio y con rapidez, por lo que este tipo de bares vio un estupendo negocio en ofrecer además estos servicios a su clientela. Las altas banquetas de sus barras se poblaron de la generación de la velocidad que, tras ingerir el menú, las abandonaban a la mayor brevedad para regresar a sus ocupaciones.

Fuente: hemerotecadigital.bne.es (1936). Trabajadoras comiendo en la barra del Bar María Cristina, que estuvo situado en la calle Mayor.

En la avenida de Pi y Margall, como se llamaba por entonces el primer tramo de la Gran Vía, fueron inaugurados dos de los bares americanos cuya efímera historia concluiría con el final de la Guerra Civil Española.

Situado en el hoy número 40 de la Gran Vía (antaño nº 18 de la avenida de Pi y Margall) vino a instalarse el Bar Broadway, en el mes de marzo de 1935.

Propiedad de Isidro López Córdoba e hijo, el local tenía un amplio mostrador adornado con doradas franjas de colores en su exterior. Junto a él se encontraban las altas banquetas, propias de estos establecimientos, que como el resto de los asientos eran robustas y de fino trazado. Tras la barra, los encargados lucían blancas chaquetillas de doradas charreteras.

Sus salones, con camareros vestidos de smoking, estaban decorados con un sobrio gusto moderno por el pintor Pablo Ramírez, que armonizó las pinturas esmaltadas con finos paneles de plata, mientras que toda la instalación del bar corrió a cargo de la entonces prestigiosa Casa Vázquez del Saz (fundada en el año 1892).

En el Broadway era posible tomar desde un café hasta una caña de cerveza, vermut, aperitivos y los más sofisticados cock-tails del momento. Cada una de sus mesas tenía la lista de precios correspondiente, para que el cliente siempre supiera el importe de cada consumición.

Fuente: Fotografía de la izquierda, hemerotecadigital.bne.es (1937). Fotografía de la derecha, M.R.Giménez (2018). La fachada del Bar Broadway, junto a la Joyería Barceló, durante la Guerra Civil Española. A la derecha la vista actual del lugar.

Durante la Guerra Civil Española (1936-1939) el Bar Broadway, al igual que el resto de los negocios, mantuvo su actividad.

A principios de los años cuarenta el Bar Broadway sería reemplazado por la “Granja Frigo”, después “Granja Frigo Callao” y más tarde “Granja Callao”, una cafetería especializada en meriendas familiares que ya nada tenía que ver con un bar americano.

Fotografía de Juan Miguel Pando, fuente: mcu.es (1957). El local que ocupó el Bar Broadway fue más tarde la Granja Callao.

En la actualidad, y desde la década de los años ochenta, el local está ocupado por una conocida marca de comida rápida.

Otro de los bares inaugurados en la Gran Vía fue el Nautic-Bar, que abrió sus puertas el día 12 de septiembre de 1935 en la entonces avenida de Pi y Margall, número 16 (hoy Gran Vía, nº 38).

Decorado por el escultor Ángel Moya, el Nautic se anunciaba como el más elegante, lujoso y modernísimo establecimiento de esta clase, ofreciendo también conciertos de guitarra en sus salones. La barra del american bar de este negocio estaba situada en la zona del sótano.

Fuente: Fotografía de la izquierda, bdh-rd.bne.es (Guerra Civil Española). Fotografía de la derecha, M.R.Giménez (2018). Fachada del Nautic-Bar protegido contra los bombardeos. En su puerta el letrero dice "Hay café con azúcar". A la derecha la vista actual del local.

Su historia terminó a finales del año 1939 y el local que ocupó es hoy una tienda de artículos deportivos.



Fuentes:

bdh-rd.bne.es
hemerotecadigital.bne.es
mcu.es

lunes, 10 de junio de 2019

HOSPITAL DE LA V.O.T. EL MÁS ANTIGUO DE MADRID.

La Venerable Orden Tercera de San Francisco de Asís inauguró en Madrid este hospital en el año 1697 y desde entonces no ha dejado de funcionar ni un solo día.

Situado en la calle de San Bernabé, número 13, entre la Basílica de San Francisco el Grande y la Puerta de Toledo, el Hospital de la V.O.T. es un histórico museo, además de formar parte de la sanidad madrileña.

En este vídeo Antonio Pérez, hermano ministro de la Orden a la que también pertenecieron los escritores del Siglo de Oro: Miguel de Cervantes, Félix Lope de Vega, Pedro Calderón de la Barca o Francisco de Quevedo, nos enseña y describe cada uno de los rincones de este impresionante edificio, comenzando por el muy valioso archivo que guarda preciados documentos desde el siglo XVII y una curiosa silla de mano del año 1662, que por entonces era utilizada para trasladar a los enfermos dentro del hospital.

 







Recorriendo su fascinante escalera de doble rampa y decorada con pinturas del arquitecto Teodoro Ardemans, veremos cuadros de Juan Carreño de Miranda y de Juan de Alfaro, esculturas de Agustín Querol y Francisco Dieussart.

Visitaremos la antigua botica, que conserva el botamen de porcelana de Limoges y una imagen del Niño Jesús con una curiosa historia. El claustro, de dos alturas y hoy acristalado, es el espacio alrededor del que se levantó este fantástico edificio.

La imponente capilla del Hospital de la V.O.T. que inició su construcción en el año 1693 y concluyó seis años más tarde, contiene obras de Antonio Pereda y de Pedro Ruiz González “pintor de la escuela de Madrid”. Cabe destacar el simpático detalle de la representación de un angelito que parece ofrecer a San José una bandeja de churros madrileños.

Este magnífico edificio y su capilla se pueden visitar, previa petición de hora. 


 

viernes, 17 de mayo de 2019

CAFÉ DE LISBOA.

Conocida es la historia de las Casas de Cordero, situadas junto a la Puerta del Sol de Madrid. Una de ellas, la que se corresponde con el número 1 de la calle Mayor, fue lugar de cafés desde que el edificio se inauguró en el año 1846.

Fotografía: M.R.Giménez (2012). Fachada de las Casas de Cordero de la calle Mayor.
 

Cuando el citado edificio se encontraba aún en construcción fue solicitado uno de sus locales, situado junto al gran portal, para ubicar allí el denominado Café Nuevo de Pombo, propiedad de Manuel Pombo, que posteriormente se trasladaría a la calle de Carretas con el nombre de Café y botillería de Pombo, donde más tarde tendría lugar la famosa tertulia de Ramón Gómez de la Serna.

Fuente: hemerotecadigital.bne.es (1849). Fachada principal de la calle Mayor, nº 1 con el primitivo Café Nuevo de Pombo.
 
Otro café vendría a reemplazar a este de Pombo en la calle Mayor. El Café del Comercio, propiedad de Baltasar González, abriría sus puertas en los últimos años de la década de los cincuenta del siglo XIX y mantendría su negocio durante poco más de quince años.

Por fin, en el número 1 de la calle Mayor vendría a instalarse el café más perdurable de los allí ubicados, el Café de Lisboa, que fue inaugurado el día 4 de noviembre de 1875 y permanecería abierto, con el mismo nombre, hasta mediados de los años cincuenta del siguiente siglo.

Con decoración a cargo del pintor Aurelio de Lelli, el de Lisboa era un café propiedad de Santiago Menéndez. Espejos en las paredes y grandes lunas en sus ventanales hacían del establecimiento un lugar luminoso y más tranquilo que el resto de los establecimientos similares de la Puerta del Sol.

En su entresuelo tenía sala de billar. El lugar fue elegido por la entonces prestigiosa Casa Laorga (Constantino Laorga), especialista en el ramo, para realizar una exposición de mesas de billar durante el mes de junio de 1881.

Tras pasar por sucesivos dueños el Café de Lisboa llegó a manos de Arturo Rodríguez, que en el año 1910 lo reinauguraría con gran banquete ofrecido a los representantes de la prensa. El luminoso local fue decorado en tonos claros, estaba dotado de water-closses del más nuevo sistema y también de tocador de señoras, que no existía en casi ningún café. En sus salones independientes se podían celebrar banquetes, bodas, tertulias, conciertos y tenía otra puerta de acceso por el portal de la calle Mayor, número 1, para la clientela compuesta por mujeres.

Uno de los banquetes más célebres, de los muchos que tuvieron lugar en el Café de Lisboa, fue el ofrecido al entonces muy famoso ventrílocuo Eugenio Balder -Eugenio Balderraín- en el año 1913.

Fuente: hemerotecadigital.bne.es (1913). Banquete en el Café de Lisboa en honor a Eugenio Balder - situado en el centro y con pajarita -.
 
Balder, que fabricaba sus propios muñecos, fue el primer ventrílocuo en afeitarse el bigote, siempre utilizado por los artistas para disimular el movimiento de los labios en sus espectáculos. Sus famosos personajes: Cleto, doña Cañerías, Kiriki y Gaonilla mostraban personalidades muy diferentes y sus diálogos, sin guión previo, fueron muy celebrados por el público de todas las edades.

Alrededor del año 1918 una famosa tertulia, entre las muchas que en el Lisboa tenían lugar, fue la presidida por el escritor y dramaturgo Jacinto Benavente. En ella no había un tema principal, como en otras reuniones de los cafés. Música, política, arte, ciencia o teatro, eran asuntos frecuentes de las conversaciones que contaban con la asistencia de los actores Loreto Prado, Enrique Chicote y Rafael Rivelles y de los periodistas Eduardo Palacio Valdés y Sinesio Delgado, entre otros.

Fotografía de Luis Ramón Marín (1918). Fuente: Fundación Pablo Iglesias. Jacinto Benavente en su tertulia del Café de Lisboa.
 
En ese mismo año, tras las elecciones celebradas el día 24 de febrero, Jacinto Benavente sería elegido diputado por Madrid, por lo que le fue ofrecido un banquete homenaje en el Café de Lisboa.

Fuente: hemerotecadigital.bne.es (1918). Jacinto Benavente en el banquete organizado en el Café de Lisboa, tras ser elegido diputado.
 
El periodista Leopoldo Bejarano contaba en el periódico “El Liberal”, publicado el día 30 de abril de 1918, una curiosa anécdota bajo el epígrafe “¡Benavente pierde una apuesta!”.

Una noche, en el transcurso de la reunión de Benavente en el Café de Lisboa, uno de los contertulios apostó una cena para todos los presentes con champagne y puros a que una obra cualquiera, sólo firmada por el dramaturgo, con seguridad sería bien aceptada por todas las empresas, público y crítica.

Benavente adujo: “Si yo estreno una comedia descabellada, me mondan”, pero aceptó la apuesta. De inmediato, quien había sugerido la apuesta eligió a otros cuatro componentes de la tertulia y comenzaron a pergeñar un texto.

El manuscrito, planteado como opereta y llamado “Mefistófela”, fue estrenado el día 29 de abril de 1918 en el Teatro Reina Victoria de Madrid. Su diálogo plagado de groserías y ramplón de principio a final, a decir de la crítica no parecía de Benavente.

El dramaturgo perdió la apuesta, pero contrarrestando la broma y para no perder su admirable reputación teatral, estrenó al día siguiente “La Inmaculada de los Dolores” en el Teatro Lara, con gran éxito de público.

Fuente: pares.mcu.es (Guerra Civil Española). Bajo el rótulo del Centro Segoviano, aparece la fachada del Café de Lisboa.
 
Ya, a mediados de la década de los años cuarenta del siglo pasado, el Café de Lisboa fue lugar de cita, los sábados, de escritores como: José Corrales Egea, Juan Eduardo Zúñiga, Isabel Gil Ramales, Arturo del Hoyo, Francisco García Pavón y, sobre todo, Antonio Buero Vallejo. Sus integrantes organizaban, en concurso privado, pequeños premios a los que presentaban sus cuentos, poemas, narraciones y pequeñas obras teatrales.

El Café de Lisboa desapareció de la calle Mayor en la segunda mitad de los años cincuenta del siglo pasado, siendo sustituido por el restaurante “Noche y Día”. Después vendrían diferentes negocios del ramo de la hostelería. En la actualidad el local se ha destinado a otros usos que no guardan relación con la mucha historia literaria que se vivió entre sus muros.

Fuentes:

Fundación Pablo Iglesias
hemeroteca.abc.es
hemerotecadigital.bne.es
pares.mcu.es
prensahistoria.mcu.es


lunes, 6 de mayo de 2019

RESTAURANTE LHARDY.

Con casi doscientos años de antigüedad permanece, en la carrera de San Jerónimo de Madrid, el famoso restaurante Lhardy.

Era el año 1839 cuando el francés Emilio Huguenin decidió instalar su negocio en una de las calles más importantes de la ciudad, paso obligado de los cortesanos carruajes que transitaban entre el Palacio Real y el Monasterio de los Jerónimos. El edificio elegido, terminado de construir en ese mismo año, fue obra del arquitecto José María Gallart.

Emilio Lhardy, nombre por el que sería conocido desde entonces, introdujo en Madrid el moderno concepto de restaurante que hoy conocemos. En su establecimiento los clientes sólo compartían mesa con quienes les acompañaban y no junto a un grupo de desconocidos comensales, como sucedía en el resto de los negocios del ramo. Implantó la carta, escrita en francés, con los platos a disposición del cliente y su precio correspondiente. Dotó a su negocio de comedores separados, con elegante decoración y distintos ambientes. En suma, Lhardy fue el primer restaurante moderno que tuvo Madrid.

En el vídeo que presentamos a continuación Ambrosio Aguado, uno de los socios propietarios del restaurante, relata la historia de Lhardy desde su apertura y muestra cada uno de sus deslumbrantes rincones, cuya bellísima decoración no ha variado desde que en el siglo XIX fuera diseñada por Rafael Guerrero, padre de la famosa actriz teatral María Guerrero.

Junto a su magnífica colección de espejos veremos los famosos samovares para bebidas frías y calientes, que fueron una asombrosa novedad para aquellos tiempos. También su célebre croquetero, cedido por el restaurante para la ambientación de películas de época. Además, nos serviremos un consomé como hicieron las mujeres durante muchas generaciones, al ser Lhardy uno de los pocos establecimientos de Madrid a los que podían asistir sin compañía.



 
 


La historia de Lhardy es mucha y más aún todos los personajes que han pasado por sus salones, a lo largo de sus ciento ochenta años de existencia. El mundo literario, el político, pintores, músicos, actores y actrices se han sentado a sus mesas, contribuyendo a que Madrid aparezca en las guías de viajes más influyentes del mundo entero desde el siglo XIX y hasta la fecha.