Páginas

martes, 13 de marzo de 2012

HISTORIA DE LA CALLE DE PIZARRO (Antes de la MAGDALENA ALTA).

Situada entre las calles del Pez y de la Luna, en el mismo centro de Madrid, esta calle tuvo primitivamente el nombre de Magdalena Alta.

Fuente: cartotecadigital.icc.cat
Plano de Nicolás Chalmandrier. 1761, cuando se llamaba calle de la Magdalena (Alta).

Una institución benéfica estuvo asentada en la calle de la Magdalena Alta, allá por el siglo XVII y tan sólo durante año y medio. Se trataba de “Las Recogidas” o Casa de Santa María Magdalena (de donde toma su primer nombre esta vía) dedicada a la reclusión de “mujeres públicas o embarazadas solteras”.

Siendo corregidor de Madrid (durante 1834-1835) Joaquín Vizcaíno Martínez, más conocido como Marqués Viudo de Pontejos, se tuvo a bien reorganizar el callejero de la Villa y ordenar las casas con su número correspondiente. Hasta entonces Madrid había sido un conglomerado de calles con muchos de sus nombres repetidos, tan sólo diferenciados por “alta” o “baja” (Magdalena Alta y Magdalena Baja, por ejemplo) situadas en distintos barrios y organizadas en manzanas con numeración, localizando cada casa o negocio mediante confusas explicaciones como “frente de”, “junto a”, “entremedio de”  o “entrando por”. Así la calle de la Magdalena Alta vino a llamarse oficialmente de Pizarro a mediados de la década de los años 30 del siglo XIX.

El nuevo nombre de esta calle se debe a Francisco Fernández Pizarro, marqués de la Conquista desde 1631 y descendiente del descubridor de Perú.  Felipe IV le había concedido terrenos en esta zona de Madrid y él construyó en ellos unas casas. Ya en el siglo XIX el ayuntamiento, a la hora de buscar nuevo nombre a la calle, pensó en el segundo apellido del primitivo dueño del lugar.

Fuente: cartotecadigital.icc.cat
Plano de Coello-Madoz. 1848, ya se llama calle de Pizarro.

Hubo en esta calle una afamada fábrica de alfombras propiedad de Gabriel José Estrada, hacia 1760, quien entró como aprendiz en el taller de Juan Antonio Lencaster, propietario de la primera fábrica privada de alfombras con exención de impuestos de Madrid. Lencaster abrió franquicias de su negocio y una de ellas fue para su primer oficial Gabriel José Estrada que, andando el tiempo, casaría con la viuda de su maestro y abriría el negocio en la calle Magdalena Alta, trabajando para la realeza y la nobleza con afamado éxito.

Otros negocios importantes, de la calle de la Magdalena Alta, fueron la Fábrica de bizcochos mallorquines que en 1817 se traslada a esta calle desde la de Jacometrezo y cuyas señas para llegar hasta ella eran: “la primera puerta entrando por la calle de la Luna”. La Cerrajería de las Descalzas Reales que se encontraba, en 1831, estaba “entrando por la calle Luna, a la izquierda”. El maestro de coches Juan José de Torres que “vende y repara tartanas, berlinas inglesas y carros en la calle Pizarro, nº 14 (antes Magdalena Alta)”, ya tenía su negocio durante el verano de 1835.

Olvidado de todos pasa inadvertido el que fue palacio del Conde de Cheste, situado en el número 19 de la calle de Pizarro y haciendo esquina con la del Pez. En el año 1697 fue adquirida esta casa al entonces propietario el canónigo Hipólito Martínez, por Luis de Salazar y Castro (1658-1734), genealogista y cuya amplia colección de documentos se encuentra recogida en la Real Academia de la Historia.

Foto: M.R. Giménez (2009)
En la calle de Pizarro esquina a la calle del Pez. Este fue el palacio del conde de Cheste.

La casa tenía entonces fachada a la calle del Pez, de 93 pies y a la calle de la Magdalena, de 101 pies. Fue reedificada por el nuevo dueño y tres años después de su compra se anexionó a ella una nueva finca inmediata, de la calle Magdalena, y de 50 pies. Como resultado de esta incorporación la casa resultante tuvo las dimensiones de la actual con 6 huecos o balcones a la calle del Pez y 7 huecos a la de Magdalena, más un bello jardín.

Posteriormente los herederos del afamado cronista vendieron la casa a Antonia Erguera y más tarde, de nuevo reformada, fue adquirida por el Capitán General Juan Manuel de la Pezuela y Ceballos (1810-1906), militar, diputado, senador, ministro de Marina, escritor y primer Conde de Cheste.

El Marqués de Cerralbo, Enrique de Aguilera y Gamboa (1845-1922), vivió también en Pizarro, 19 durante los años 1871 y 1893, ocupando el primer piso del palacio, hasta que hubo sido terminado el de la calle Ventura Rodríguez, hoy museo Cerralbo.

El Correo Español” diario tradicionalista de la mañana, se publicó desde 1888 hasta 1921.

Foto: M.R. Giménez (2008)
Antigua sede del periódico "El Correo Español".

El 9 de marzo de 1912 se inaugura su nueva sede en la llamada Casa de los Tradicionalistas, sita en la calle de Pizarro, nº 14. El edificio de 592 m2. existente hasta la fecha en este emplazamiento, fue restaurado por el arquitecto Mauricio Jalvo dotando a su fachada de un singular modernismo mezclado con rasgos neogóticos. En él se albergaban la sede del periódico, sus oficinas y rotativas además del centro social para el Círculo Tradicionalista de Madrid. En las mismas rotativas también se imprimía el periódico liberal y de la noche “El Nuevo Heraldo” que después pasó a llamarse “Hoy”.

Fuente: Hemeroteca B.N.E.
Inauguración de la nueva sede de "El Correo Español", en la calle de Pizarro, 14. En la parte superior, a la izquierda,  la nueva fachada del edificio y, a la derecha, la antigua fachada de la casa. Debajo, el arquitecto con todo el equipo del periódico (1912). 



Fuentes:
“Luis de Salazar y su colección” 1973. Antonio De Vargas Zúñiga Y Montero De  Espinosa.
Hemeroteca B.N.E.
“Origen histórico y etimológico de las calles de Madrid”, Antonio Campmani Montpalau (1867)

10 comentarios:

  1. Viví en esa calle y desconocía la historia que tiene. Muchas gracias por descubrirla, tiees un interesante blog.

    ResponderEliminar
  2. Yo vivo en la calle enfrente del Palacio de los Tradicionalistas, que es ahora el Hostal Pizarro, es increible tambien la obra que realizo el edificio, es la mas bonito que tenemos en el barrio y cuando le ponen las luces de las farolas expectacular.

    Luis Bueso

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante el post. Y yo que me pensaba que el nombre venía por el descubridor.
    Se echa de menos la calle y sus gentes.

    Un puertoriqueno.

    ResponderEliminar
  4. Una corrección; el antiguo edificio de los tradicionalistas NO es el Hostal Pizarro. Dentro del edificio está el Hostal, pero la mayoría son viviendas.

    ResponderEliminar
  5. La casa del 14 de Pizarro sí es la "Casa de los Tradicionalistas" porque lo pone en el periódico, también es el hostal y casa de vecinos.

    ResponderEliminar
  6. Apasionante diálogo entre lo popular y lo aristocrático en este poco conocido rincón de Madrid, Charo.
    Para añadir más datos sobre el Palacio del Conde de Cheste, te diré que el escudo de armas del linaje Pezuela puede observarse en todas la rejas de los balcones. El conde de Cheste ya había sido nombrado antes por Fernando VII Marqués de la Pezuela por su hazañas (En el siglo XIX se repartían títulos a diestro y siniestro sin un origen histórico) y era hijo del 1º marqués de Viluma (nombre alusivo a una batalla en las guerras de independencia de nuestras colonias en Perú) virrey de Perú. También heredó este título y se construyó otro palacio conocido como de Viluma (entre otros nombres) frente a las Góngoras, con otra apasionante historia...
    En la calle del Pez todavía nos quedan algunos palacios más... No se puede competir con el gran RAMÓN cuando describe esta zona refiriéndose a la grandeza de Madrid: "...bastará una sola calle, y no de las más famosas, como la calle del Pez, para señalar que de ella salió la aristocracia que se afincó en el Perú, abandonando sus cómodos y bien atemperados palacios para elevar allí lejos el sol que rastreaba en la parrilla de sus blasones, bajo consumidas cenizas". (Letanía de Madrid, de Nostalgias de Madrid. Ramón Gómez de la Serna).
    Hasta un próximo paseo, me quedan bastantes entradas tuyas que leer con la atención que merecen. Un saludo. Rafa

    ResponderEliminar
  7. Como siempre, muy apreciable comentario.
    El Palacio de Cheste ya no es ni la sombra de lo que fue, ni por dentro ni por fuera. En su jardín se levantó un edificio de viviendas en el que se ubicó una oficina de Correos. Personalmente creo que las rejas de los balcones, a las que haces referencia, corresponden a una modificación posterior del edificio; no así el gran portón de la entrada, que casi seguro es el original.
    Otro saludo para ti.

    ResponderEliminar
  8. La casa de los tradicionalistas y antiguo centro regional logroñés ocupaba el nº 19. Lo digo porque durante treinta y tanto años viví en el número 16 de esa calle y ví la bandera de San Andrés ondear allí mucho tiempo. De hecho mi familia ha vivido en esa casa desde tiempos de mi abuelo. Mi madre aún vive, gracias a dios, en ese mismo edificio, que está siendo fagocitado por el hostal del nº 14.

    ResponderEliminar
  9. Hay que contar la historia correctamente y ver el articulo pues es correcto, solamente mira el escudo del edificio, pues todo el inmueble incluido el Hostal fue (y muchos pisos siguen siéndolo) de la familia Pérez García-Diego, y no fue hasta 1959 cuando empezaron a vender partes del inmueble a terceras personas.

    ResponderEliminar
  10. En el escudo del edificio de la calle de Pizarro, nº 14, aparecen entrelazadas las siglas del periódico "El Correo Español" desde el año 1912.
    El artículo cuenta la historia resumida de la calle, sus edificios y comercios más representativos desde el siglo XVII hasta la inauguración del inmueble aludido y no entra a considerar la propiedad de ninguno de sus edificios, al no considerarlo relevante.

    ResponderEliminar