Páginas

domingo, 24 de junio de 2012

BARBIERI, UN CAFÉ QUE AÚN EXISTE Y UN TEATRO.

En la esquina de la calle del Ave María con la travesía de la Primavera, existe un café desde el año 1902. Lo sorprendente del lugar es que hoy en día podemos contemplar como fue hace más de cien años, con sus divanes y las mesas de mármol, las molduras del techo, sus columnas, espejos en las paredes y la musa Erato que parece presidir desde la altura todo lo que allí sucede. 


Foto: M.R. Giménez (2012)
Nuevo café Barbieri.

El café de Barbieri era un café de barrio, concretamente del de Lavapiés y en su época del Ave María, cuando Madrid era mucho más pequeño. En él se suministraban servicios de comida a domicilio (huevos, café, paellas, vino) y en demasiadas ocasiones el encargado tenía que denunciar la no devolución del servicio, que solía aparecer a la venta en algún puesto de El Rastro. 

Foto: M.R. Giménez (2012)
La esquina de la calle del Ave María con la travesía de la Primavera.
El nombre de este café intercaló el adjetivo nuevo en varias ocasiones a lo largo de su dilatada historia, seguramente debido a los cambios de dueño y a las sucesivas remodelaciones del local. El juego de naipes más popular entre los parroquianos era el Giley o Gilé, en el que se utilizan sólo 28 cartas de la baraja española, y sus jugadores se denominan gileistas

Era el día 18 de septiembre de 1909 cuando se reunieron en él (entonces llamado café Barbieri, a secas) los supervivientes de la sublevación republicana que encabezó el general Manuel Villacampa del Castillo el día 19 de septiembre de 1886, sin duda alrededor de alguna botella de cognac “Los Ángeles”, muy famoso entonces y de venta en el local. 

Foto: M.R. Giménez (2012).
Interior del café con sus divanes, mesas con mármol y espejos en las paredes.
En mayo del año 1911, y bajo el epígrafe de “Las hazañas de un cojo” varios periódicos relataron la historia de un hombre que renqueaba lastimosamente y alquiló un coche en la plaza de Antón Martín. Durante una hora anduvo dando vueltas por Madrid sin destino aparente, hasta que mandó parar al cochero frente al número 10 de la calle de la Esperanza lugar donde vivía un pariente suyo, al parecer. El hombre subió a la casa, saludó a su pariente y envió a la criada al café de Barbieri a por dos cafés y ocho huevos fritos con tomate. Tras ingerir la pitanza ordenó a su familiar que abonase la cuenta, ya que él no disponía de dinero. Al negarse éste, el hombre insultó y agredió al dueño de la casa saltando por el balcón abierto, con mucha agilidad, ante el pasmo de la familia. En la cercana calle del Ave María fue detenido y conducido a la comisaría del Centro, acusado de estafa por valor de 65 pesetas. Ni el cochero ni el café de Barbieri consiguieron cobrar el importe de sus cuentas pendientes. 

Hoy el Nuevo café Barbieri sigue abierto. Desde los años ochenta del siglo pasado es famoso por sus tertulias de cinéfilos, recitales de música y las exposiciones de fotografía y pintura que se organizan en su interior. 

A muy poca distancia del café estaba el teatro Barbieri, en la calle de la Primavera, número 7. Fue inaugurado el día 1 de noviembre de 1899 con la obra “Don Juan Tenorio” de José Zorrilla Moral. Este teatro ya existía desde el año 1880 con el nombre de teatro Madrid; contaba con dos pisos y un techo de hierro que se podía descorrer durante las noches de verano, en menos de cinco minutos. Su espacioso escenario tenía un telón de boca que representaba la Puerta de Alcalá. En el año 1898 el teatro Madrid se arrienda a otra empresa, se remodela y cambia su nombre por el del famoso compositor de zarzuelas Barbieri, para ser inaugurado al año siguiente. 

El mismo año de la apertura del teatro Barbieri es contratada la cupletista Augusta Berges, la primera artista de su género que alcanzó fama en Madrid. Su cuplé “La Pulga”, canción cuya letra (entonces en italiano) estaba salpicada de frases de doble sentido que Augusta acompañaba con movimientos pícaros y desenfadados en busca del insecto por todo su cuerpo, causó sensación en la época. 

“La Pulga” fue cantada por primera vez en España por la señorita Nelle Martini. De origen italiano, esta melodía fue después traducida a todos los idiomas dado el éxito que obtuvo. La versión española fue estrenada por Pilar Cohen en el Royal-Kursaal de Madrid. 

Fuente: Prensahistorica.mcu.es
Pilar Cohen buscándose "La Pulga" en 1910.

El teatro Barbieri fue destruido por un terrible incendio en diciembre del año 1927. Alguien había dejado un cigarro mal apagado sobre el diván de uno de los palcos; de madrugada comenzó a arder, despertando al conserje del teatro que tenía su vivienda en el mismo edificio y no pudo hacer otra cosa que avisar a los bomberos. Su esposa y los cinco hijos de la pareja, que habían quedado atrapados por el fuego en la vivienda, tuvieron que ser rescatados por un vecino albañil que trajo una escalera de mano. El incendio estuvo a punto de afectar a las casas colindantes al teatro cuyos ocupantes se vieron en la obligación de desalojarlas sacando sus muebles y enseres a la calle, que fueron custodiados por la Guardia Civil. El espectáculo en cartel, en el momento de los hechos, era un “music-hall” con la artista Antinea, quien perdió gran parte de su vestuario. 

Foto: ABC. (1913)
El teatro Barbieri volvió a construirse en la calle de la Primavera. Antes y después del incendio fue un local en el que se celebraban numerosos mítines políticos socialistas y republicanos, asambleas gremiales, actos reivindicativos y espectáculos cuya finalidad era la recaudación de fondos para familias de obreros sin trabajo. Anunciándose como cabaret también era baile hasta las nueve de la noche y ofrecía espectáculos de varietés, desde las once hasta la madrugada, en los años 30 del siglo pasado. 




Fuentes:
Hemeroteca digital de la B.N.E.
Hemeroteca digital del ABC.
Wikipedia.org
Prensahistorica.mcu.es
Agradecimiento especial al personal del Nuevo café Barbieri, por su amabilidad y a Vicente Valdés, quién me llevó a conocerlo.

17 comentarios:

  1. Hace tiempo que te sigo, y que quería darte las gracias por este blog, que para mi es uno de los mejores. Has dado con un tema tan entrañable como los cafés, que solo puedo decirte,. que continues, que te leo, y que te doy las gracias por tu trabajo bien hecho.

    Un cordial saludo
    J-Z

    ResponderEliminar
  2. Palabras como las tuyas animan a seguir escribiendo, de veras. La intención es continuar descubriendo Madrid, lo que hay y lo que hubo, para contar sus historias pintorescas.
    Muchísimas gracias, J-Z. Cariñosos saludos.

    ResponderEliminar
  3. Qué interesante indagar en la historia de este café tan bonito. Nosotras también hablamos de él hace tiempo... http://madridyyo.com/2012/03/16/nuevo-cafe-barbieri/

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por el post. Había oído hablar del teatro Barbieri, en el que se reunían los sindicatos de las cigarreras. Parece ser que hasta hace poco una de las fachadas de la calle conservó las taquillas, pero estuve inspeccionando la zona y no vi nada parecido a una taquilla.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Carlos. Me hubiese encantado ver lo que quedó de las antiguas taquillas, pero nos queda el estupendo café. Por cierto que te debo uno en donde prefieras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Buena página la tuya, María. Gracias por tu comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Magnifico trabajo, yo solo andaba buscando alguna descripción de esta cafetería tan entrañable para mi y añadirla a mi humilde y reciente blog, así que lo que he añadido ha sido directamente el link de tu página.

    Volveré a visitarte. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Conchi. Me alegra descubrir, gracias a ti, que existe una senda del poeta Miguel Hernández.
    http://conchiac.blogspot.com.es/2013/04/senda-del-poeta-2013.html
    También seguiré tu blog.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por este regalo de entrañables recuerdos, pues mi comunión se celebró en el café Barbieri (Un desayuno, el presupuesto no daba para más). Y el teatro Barbieri en el cual trabajaron mis tíos, mi tía de taquillera y mi tío de tramoyista y abisador a escena. Esto último, tuve la oportunidad de comentarlo con el celebre cantante -ya fallecido- Tomás de Antequera. Dios mío... que recuerdos. Muchas gracias nuevamente. Ah! se me olvidaba, como ustedes comprenderán, estos recuerdos tienen doble importancia para mí, pues desde hace casí cincuenta años resido en Alemania.

    ResponderEliminar
  10. Ha sido muy conmovedor leer su comentario sobre el café de Barbieri, que tan bien conoció, y le doy mil gracias por ello.
    Una de las motivaciones que tiene realizar este trabajo es la de rescatar del olvido aquellos cafés y lugares desaparecidos que unos no conocen y otros recuerdan con especial cariño. Me alegro infinito que este último sea su caso.
    Si desea relatar alguna historia sobre cualquier lugar de Madrid, no dude en ponerse en contacto conmigo: antiguoscafesdemadrid@gmail.com
    Un gran beso desde Madrid y espero estar en contacto.

    ResponderEliminar
  11. Grcias por la información escrita y gráfica sobre el teatro Barbieri. La he buscado porque he empezado a leer un libro titulado 'El Madrid del cuplé' y habla de él. Me encanta por lo que significó para un género tan especial y moderno en aquella época, que incluso hoy lo sigue siendo. Al menos nos queda el café Barbieri que espero no desaparezca nunca. Un día pasaré por la calle Primavera 7 para ver 'in situ' donde estuvo ubicado. Una vez más, gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Esperamos seguir tomando muchos cafés en el Barbieri.
    Agradezco mucho el comentario y otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  13. Mónica, Buenos Aires5 de septiembre de 2013, 2:50

    Cuando viajé a Madrid en el 2000, recorrí el barrio Lavapiés buscando el café Barbieri que en ese entonces estaba un poco decadente.Me alegro de su recuperación!!

    ResponderEliminar
  14. Gracias por tu comentario, Mónica. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Hola, tengo un panfleto de este teatro del día 26 de abril de 1947. Presenta actuacion de JOSE CEPERO, JUAN LEGIDO, NITA REY, TONY GAMAR, CARMEN VALLI, MARUJA CONSTANZO. Lo he encontrado entre los papeles de mi tía Carmen Vallí

    ResponderEliminar
  16. Muy interesante artículo! El café Barbieri ha sido traspasado hace poco y empieza a tener de nuevo vida con actuaciones en directo casi todos los días. Buceando por la red para encontrar información sobre el café me he encontrado con este artículo

    ResponderEliminar
  17. Me alegro de que el Café Barbieri siga siendo un referente tanto en la cultura madrileña como en el barrio de Lavapiés. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar