Páginas

miércoles, 18 de julio de 2012

EL CAFÉ DE LAS SALESAS, ANTONIO MACHADO Y ROSARIO DEL OLMO.

Foto: Alfonso
Esta es la fotografía íntegra tomada en el café de las Salesas el día 8 de diciembre de 1933. En ella aparecen Antonio Machado, Rosario del Olmo y el camarero Braulio.
(Extraida del blog minernm.blogspot.com)


Desde el mes de diciembre de 1878, cuando la actual calle del Conde de Xiquena tenía por nombre el de calle de las Salesas (cuyo cambio de denominación se produjo en el año 1901) y hasta el mes de septiembre de 1945, estuvo abierto en Madrid el café de las Salesas

Con divanes de rojo peluche y espejos en las paredes para multiplicar las dimensiones del local pequeño e irregular, el café de las Salesas estuvo situado en el actual número 17 de la calle del Conde de Xiquena y hacía esquina a la plaza de las Salesas. Era un café de barrio, entonces apartado del centro, tranquilo y popular, recatado e íntimo. 

Gracias a su cercanía al Palacio de Justicia, que desde el año 1870 ocupa el antiguo monasterio de la Visitación de las Salesas Reales (1758), este café siempre tuvo abundante y pacífica clientela compuesta por los abogados, testigos y parientes de los procesados, alguaciles, escribanos, procuradores y los numerosos periodistas que por el café pasaban para indagar sobre las noticias más señaladas de las causas juzgadas en los tribunales y que solían hacer mención en sus crónicas de los riñones salteados, las tortillas, el “beefteak” con o sin patatas que incluía el menú de los jueces más afamados. 

Uno de los casos que más revolucionó tanto la opinión pública como la prensa de Madrid, fue el famoso Crimen de la calle de Fuencarral. En 1888, año del suceso, el café de las Salesas fue el establecimiento más beneficiado por haber aumentado sus ganancias de manera espectacular, gracias a que todo el mundo acudía a él en busca de noticias. También el café de las Salesas servía consumiciones a los detenidos. 

El dramaturgo y escultor Francisco Oliver Crespo (1873-1957), que fue el primer presidente de la Sociedad General de Autores, sitúa la acción de su obra “El crimen de todos” en el café de las Salesas. 

En el año 1918 una huelga del gremio de camareros dejó sin servicio a los cafés de Madrid, lo que provocó un desfavorable ambiente público. Un anuncio en prensa del día 3 de octubre avisaba de la incorporación al trabajo de los mozos del café de las Salesas como consecuencia de haber aceptado el dueño del mencionado establecimiento las bases presentadas por los camareros

Fuente: B.N.E.
Anuncio de los grandes conciertos del café de las Salesas, que también contaba con billares.

Entre las innumerables tertulias que tenían lugar en el café de las Salesas hay que destacar la de “Los salesianos”, por su variopinta composición. Desde las 11 horas de cada mañana y hasta la 1’30 horas de la tarde, esta peña mantenía sus reuniones diarias con la máxima de jamás se riñe, sólo se discute sin violencia. Lo más curioso estribaba en que únicamente se hablaba de política, siendo los integrantes de ideas tan dispares como Marino García, militante comunista y Francisco Olías, representante de la derecha más recalcitrante. El periodista Augusto Vivero Rodríguez, era el presidente de la tertulia, en la que también participaba Eduardo Ortega y Gasset (hermano mayor del filósofo). Ex directores generales, ex gobernadores, abogados componían el curioso y dialogante grupo que usaba como distintivo plumas estilográficas de una marca determinada, cuya obligatoria adquisición era imprescindible para participar en la peña de “los salesianos”. 

Fuente: B.N.E.
Tertulia o peña de "Los salesianos" en una fotografía de Alfonso (1935).


En numerosas ocasiones elementos fascistas, en los años inmediatamente anteriores a la Guerra Civil Española, prorrumpían en el café con ánimo de provocar disputas contra el grupo de “Los salesianos”. Bajo la consigna de no atacar, pero sí defenderse, cada uno de los integrantes de la peña asía con fuerza la botella que estaba consumiendo, mientras la charla continuaba. 

El café de las Salesas desapareció, como tantos otros de Madrid, pero su recuerdo quedó vivo en la memoria de todos gracias a una fotografía de Alfonso (Alfonso Sánchez García. 1880-1953). 

El día 8 de diciembre de 1933 la periodista Rosario del Olmo se reunió con el poeta Antonio Machado Ruíz (1878-1939) en el café de las Salesas, con el fin de realizar una entrevista para el periódico “La Libertad”, que no saldría publicada hasta el día 12 de enero del año siguiente y cuyo título era: “Deberes del arte en el momento actual”. 

Fuente: B.N.E.
Esta es la fotografía que ilustra la entrevista del periódico "La libertad" publicada en el año 1934 y tomada en diciembre del año 1933.


Por alguna razón desconocida, la magnífica fotografía tan sólo apareció casi íntegra en el momento de ilustrar la interviú. Luego fue recortada. En la actualidad sigue siendo una de las imágenes más famosas y bellas del poeta Machado. 

Se aprecia en el primer original el interior del café de las Salesas en el año 1933. Cómo eran las mesas de mármol, los espejos de sus paredes en donde se reflejan las columnas y lámparas del local, el teléfono de campanillas, un calendario marcando el día 8 y la imagen discreta de Braulio, el camarero. 

El poeta aparece tranquilo, apenas con un atisbo de sonrisa, mientras que Rosario del Olmo manifiesta mayor complacencia ante el fotógrafo. Ambos morirían en el exilio, tras la Guerra Civil. 

Pocos datos biográficos se han podido encontrar sobre la periodista Rosario del Olmo, que escribió en los periódicos: “Nuevo Mundo”, “El Heraldo de Madrid”, “La Esfera”, “La Libertad”, “La Luz”, “Mundo Obrero” y la revista republicana “El Mono Azul” que se publicó durante toda la Guerra Civil. 

Rosario escribía reportajes sobre lugares y monumentos españoles, ya en 1928, pasando a realizar crónicas de opinión y entrevistas en el año 1931. 

Fuente: B.N.E.
Congreso Internacional de Escritores Antifascistas (1937). Rosario del Olmo se sitúa en la parte izquierda y junto a ella aparece María Teresa León, compañera de Rafael Alberti.


Comunista de afiliación firmó declaraciones contra la pena de muerte junto a otros intelectuales, rubricó el Manifiesto de la Alianza de Escritores Antifascistas para la defensa de la cultura y participó, en el año 1937, en el II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura celebrado en Valencia, con María Teresa León, María Zambrano, Margarita Nelken, Amparo González Timón, Juan Negrín, Bernardo Giner de los Ríos, Luis Cernuda, León Felipe, Rafael Alberti, entre otros nombres destacados. 

En palabras de Arturo Barea Ogazón (autor de “La forja de un rebelde”), a quien Rosario del Olmo sucede como jefa de la Oficina de prensa de Madrid durante la Guerra Civil Española, ella era una chica pálida e inhibida, discreta, severa y rectilínea que se mantuvo en su puesto hasta el final y de la que sabemos poco ya que es otra de las Mujeres Olvidadas. 

La verdad se le debe a todos los hombres del mañana” Rosario del Olmo – 1932. 





Fuentes:
Minernm.blogspot.com (Miner)
Hemeroteca ABC
Hemeroteca B.N.E.
Prensahistorica.mcu.es
“Las calle de Madrid” Pedro de Répide.

11 comentarios:

  1. Además de felicitarte, y haciendo referencia a la última frase escrita " La verdad se debe a todos los hombres del mañana ", mi agradecimiento es doble, porque como blogera y persona que pone al servicio de todos su conocimeinto del tema,pisa firme sobre la verdad histórica que un día fue.
    Los blogeros, merecéis todos un monumento.
    Un cordial saludo
    Juana Zaragoza

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, Juana. Seguiré indagando en las historias que nos gustan. Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta. Me volvía loca por saber la fecha de esta imagen siempre recortada y pensando que era el café Gijón. Tengo un póster de esa foto, pero siempre solo él. Mi gran sorpresa es ver con quien estaba.
    Las Salesas fue mi barrio de infancia porque viví en Santo Tomé, calle paralela a Conde de Xiquena. Me voy Jugué en Las Salesas y Plaza de París, y me case en Santa Bárbara, e hice ka comunión. Mis recuerdos de niñez son de allí. Tantas cosas...
    Y mi juventud en Chamberi,todo pegadito.
    Mil gracias por la información.

    ResponderEliminar
  4. En demasiadas ocasiones las mujeres han sido apartadas, borradas y olvidadas por la historia. Este es el caso de Rosario del Olmo.
    Me alegra saber que esta entrada del blog ha servido para sorprenderte y darte una alegría, ese, además de conocer la historia verdadera de Madrid, es su cometido.
    Un saludo y muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. Me. Giménez, de nada.
    La lastima,es que no encuentro ninguna imagen de ese café. Quiero decir de la fachada.
    Llegué a pensar que pudiera ser el Restaurante Oliver, pero está en Almirante 12, y el café de las Salesas, en Conde de Xiquena, muy cerquita de allí, y haciendo esquina con la Plaza las Salesas.
    Gracias

    ResponderEliminar
  6. Xana, tampoco encontré una imagen de la fachada del Café de las Salesas. Si alguna vez das con su fotografía, la espero ¿Ok?.
    Muchas gracias y un saludo muy cariñoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este café tiene lugar la escena final del libro Travesuras de la niña mala, de Mario Vargas Llosa. Vivo lejos de Madrid pero estoy deseando ir para tomarme un café en un lugar tan emblemático. Gracias a todos por vuestras aportaciones.

      Eliminar
  7. Lucía, lo malo es que no podremos tomar café en el de las Salesas, ya que desapareció hace muchos años. Pero aún nos quedan otros.
    Un saludo afectuoso y gracias por tu estupenda aportación y tu comentario.

    ResponderEliminar
  8. Emocionado y dolido por el daño que ha hecho la censura y nuestra guerra incivil a esa foto de Machado que llena todos los recuerdos de nuestros sueños y versos de niño desde los libros de literatura del colegio. No hay derecho a que nos hurten la verdad que cada hombre y cada mujer se ha construido en su vida...!
    Yo tampoco conozco ninguna imagen del café de las Salesas pero sí he recordado haber leído un artículo de la revista Villa de Madrid de Federico Romero "La salesas, (café en tres tiempos)" con una gran evocación del ambiente del café a lo largo de un día. He encontrado la página en Internet por si alguien quiere consultarla, o no lo conoces porque no lo citas en la entrada.

    http://www.memoriademadrid.es/fondos/OTROS/Imp_19289_ia_villamadrid_num034.pdf

    Saludos emocionados. Rafa

    ResponderEliminar
  9. Buenas tardes, soy historiadora y estoy realizando una pequeña investigación sobre Rosario del Olmo, he encontrado los mismos datos que tú en hemerotecas. ¿Fueron estas las mismas fuentes que tú utilizaste?
    Cualquier dato nuevo sobre Rosario del Olmo es agradecido.
    Gracias con antelación,
    Irene

    ResponderEliminar
  10. Buenas tardes, Irene. Los datos que se aportan en este blog han sido extraídos de las fuentes que se indican al final de cada texto.
    Fue complicado encontrar más datos de los aquí reflejados sobre la periodista y republicana Rosario del Olmo, por lo que son los únicos que puedo dar.
    Me gustaría conocer más sobre su historia y te solicito que, si puede ser, me hagas llegar lo que encuentres.
    Un saludo y muchas gracias.

    ResponderEliminar