Páginas

lunes, 17 de septiembre de 2012

CASA MINGO.


Tras la inauguración de la Estación del Norte o del Príncipe Pío de Madrid, allá por el final los años ochenta del siglo XIX, aparece la sidrería Casa Mingo en el paseo de la Florida, número 34. 

Foto: M.R. Giménez (2012)
Casa Mingo, en la actualidad.

Las dependencias de la estación del tren se prolongaban hasta la glorieta de San Antonio de la Florida, junto a la ermita (1798) donde Francisco de Goya y Lucientes está enterrado, sin su cabeza, desde el año 1919. 

La zona, casi el confín de Madrid entonces, era utilizada para goce y alegría de quienes desearan asistir a sus merenderos, bailes y para celebrar la tradicional Verbena de San Antonio. La ausencia de tabernas o figones en esa parte tan despoblada de Madrid hizo que el asturiano Domingo García González ubicara una sidrería en las antiguas caballerizas de la estación, cuya clientela inicial estaría formada por los trabajadores ferroviarios. 

Fuente: B.N.E.
Anuncio en prensa de Casa Mingo, 1926.

Poco a poco el lugar fue tomando importancia llegando a ser centro de reunión de los asturianos que venían a trabajar a Madrid y la familia de Mingo optó por abrir una sucursal, con el mismo nombre, que ubicó en la calle de Echegaray, número 37, en la década de los años diez del siglo XX. 

Fuente: ABC
Foto de la desaparecida Casa Mingo en la calle Echegaray, 37, en la década de los años 70. En el mismo local Caco Senante instaló después y durante quince años "La bodeguita del Caco".

En el año 1936 Casa Mingo fue uno de los comercios que suministraron víveres para la expedición organizada por la Casa de Socorro del distrito de Palacio, con destino a los combatientes del bando republicano que luchaban en la sierra de Madrid. Al frente de dicha expedición estaba Eduardo Ortega y Gasset (hermano del filósofo), que en ese momento era el teniente de alcalde y presidente de la Junta de Beneficencia de Palacio. 

Fuente: Urbanity.es
Casa Mingo, en el paseo de la Florida, en el año 1935.
 
Platos asturianos como la fabada, la perdiz, el queso de cabrales y el pollo iban acompañados por la sidra, natural o achampanada, de las marcas “La Polesa” y “La Avilesina” registradas por la sidrería Casa Mingo, en cuyo local un explícito cartel siempre ha prohibido cantar

El local actualmente cuenta con una sorpresa más. Tras una discreta puerta de madera, junto a las pipas (toneles) en las que están dibujadas las letras de la marca Casa Mingo junto a dos paisanos y el escudo del Principado con dos Cruces de la Victoria, se encuentra una embotelladora de sidra. El producto llega de Asturias y se envasa en el mismo local, colocando la etiqueta de la marca “La Avilesina”. 

Foto: M.R. Giménez (2012).
Embotelladora de la Casa Mingo, instalada en el mismo local.
 
Hoy las especialidades de la casa son el pollo asado, el queso de cabrales y la magnífica empanada. 





Fuentes:
Hemeroteca B.N.E.
Hemeroteca ABC.
Urbanity.es
Agradecimiento muy especial al personal de Casa Mingo, por la información aportada y por su amabilidad para la realización de este artículo.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada