Páginas

lunes, 24 de septiembre de 2012

EL HOTEL FLORIDA DE LA PLAZA DEL CALLAO.


Entre los muchos disparates que se han llevado a cabo en el centro de Madrid, en pos de una modernidad extravagante y sobre todo durante los años sesenta del siglo pasado, hay que señalar el derribo del magnífico hotel Florida de la plaza del Callao, número 2. 

La especulación y el más insensato diseño originaron además un cambio hacia fachadas de cristal o ladrillo que nada tenía que ver con el conjunto de los edificios circundantes. 

Foto de la izquierda: Loty. Fuente: mcu.es (años 30 del siglo XX).
Foto de la derecha: M.R.Giménez (2012)
Junto al edificio de La Adriática estuvo el hotel Florida, que fue reemplazado por lo que hoy podemos ver.

El edificio es una verdadera joya de belleza y arte, se escribía en los periódicos el día 31 de enero de 1924 cuando tuvo lugar la inauguración del hotel Florida. Antonio Palacios Ramilo (1876-1945), su arquitecto, había realizado la obra del espléndido edificio en compañía de los ingenieros de caminos Dámaso Torán y Luis Harguindey, con la intervención de prestigiosas empresas de la época como la Casa Vers S.A. (entramado metálico) y Sucesores de G. Pereantón (cristalería y lunas). 

Fuente: B.N.E.
Habitación del hotel Florida en el año 1924.
 
Los diez pisos de altura del edificio albergaban, además del café La Granja Florida, doscientas habitaciones con baño, w.c. teléfono urbano e interurbano y calefacción. Justo y Francisco Aedo junto a Manuel Morán, eran los propietarios del hotel que respondía a las exigencias de las modernas corrientes, no faltando detalle alguno en punto a comodidad y confort. 

Fuente: B.N.E.
Entrada del hotel Florida (1924)
 
La decoración interior de los tres vestíbulos, el salón comedor, el café y el bar del hotel corrió a cargo de Luis Gómez y Virgilio Moreno, habituales colaboradores del arquitecto Palacios y cuyo taller se ubicaba en la calle del General Lacy, número 11. 

Fuente: B.N.E.
Restaurante del hotel Florida en el año 1924. 

El hotel Florida instaló la más moderna maquinaria, traída de América. Contaba con el lavado eléctrico del novedoso sistema “Crescent”, que lava la vajilla, colocada en unos cajones especiales donde los cacharros permanecen quietos mientras unos chorros de agua hirviendo llegan a todas las superficies y el “Autofrigor” o instalación frigorífica para la producción de hielo y la fabricación de helados. 

Tres meses después de su inauguración el hotel Florida fue objeto de un desafío protagonizado por el atleta portugués Néstor Lópes, que por entonces realizaba ascensos en solitario a los más conocidos monumentos europeos. 

A las 15 h. del día 5 de abril de 1924, Lópes escaló la fachada del hotel sin ayuda alguna. Una lluvia repentina propició que el atleta recurriera a una simple cuerda para culminar la ascensión del edificio, lo que constituyó para la prensa un ejercicio curioso e interesante. 

En el año 1926 el sótano o “cueva” del hotel Florida alojó una cervecería cuyo horario de apertura coincidía con la salida de los teatros. 

Fuente: Memoriademadrid.es
Entrada a "la cueva" donde se ubicó la cervecería del hotel Florida. Esta foto corresponde con la remodelación de 1935, cuando se inauguró el Florida Keller Club.
 
Sólo cuatro años después, en 1930, la cervecería se convierte en el Florida Keller Club, un salón de té y cock-tail, dotado de pista para el baile. Estaba abierto desde el medio día hasta las diez de la noche. La decoración de este nuevo local corre a cargo del entonces dibujante José Loygorri, que talló en madera la figura de una jirafa para convertirla en la mascota del establecimiento. 

Poco después se reinaugura el café La Granja Florida, cuya decoración también es realizada por José Loygorri. El local, en la planta baja del hotel, se convirtió en restaurante, confitería, mantequería y cafetería de servicio rápido. Sus “barras enfrentadas” constituyeron una innovación muy peculiar en el diseño de este tipo de establecimientos en España. 

Fuente: Memoriademadrid.es
Restaurante, confitería y cafetería "con las barras enfrentadas" de la Granja Florida. (1935).

No solamente fueron las innovaciones tecnológicas, lo céntrico de su ubicación y el exquisito diseño tanto de sus ambientes como de su fachada lo que proporcionaron fama al Florida de la plaza del Callao. Durante la Guerra Civil Española, el hotel se convirtió en el centro del que salían las crónicas informativas hacia todos los países del mundo. 

Tal vez el más popular de los corresponsales que se alojaron en el Florida fue Ernest Hemingway (1899-1961) que allí escribió “La quinta columna”, uno de los dos únicos textos teatrales del autor. 

Durante los años 1936 y 1937 también estuvieron en el hotel, entre otros cronistas: Mijail Koltsov (diario Pravda), John Dos Passos (revista Esquire), Gerda Taro y Robert Capa (revistas Vu y Regards), Martha Gellhorn (semanario Collier’s), Antoine de Saint-Exupéry (diario L’Intransigeant) y el director de cine documental Joris Ivens, que realiza “The Spanish Earth” (Tierra de España) en el año 1937, con la voz de Hemingway como narrador. 

Menos de cuarenta años después de la inauguración del hotel Florida, concretamente en 1962, el inmueble es adquirido por la entonces boyante y ya desaparecida empresa Galerías Preciados S.A. Los proyectos de expansión de estos grandes almacenes impusieron la demolición, en el año 1964, del bello edificio de Antonio Palacios para construir en su lugar el sombrío e incongruente inmueble que hoy podemos ver en la plaza del Callao, esquina a la calle del Carmen. El nuevo edificio fue inaugurado en el mes de octubre de 1968 por el gemebundo alcalde Carlos Arias Navarro con un discurso extremadamente servil hacia el fundador de los grandes almacenes, Pepín Fernández. Pero nadie lamentó la pérdida del hotel Florida, de su belleza y de su historia.



Fuentes:
Hemeroteca B.N.E.
Hemeroteca ABC.
Wikipedia.org
Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid.
“Idealistas bajo las balas” Paul Preston.
Memoriademadrid.es
Skyscrapercity.com
Urbanity.es

11 comentarios:

  1. Es verdaderamente lamentable que haya desaparecido ese hotel para hacer ese feo edifico igual que el hotel Nueva York,luego banco Atlatico y ahora ese horrible edificio de la esquina con Tudescos.

    ResponderEliminar
  2. ...Aquí pasaron la luna de miel mis tíos,
    lástima que lo hayan derrumbado por el hortera gP

    ResponderEliminar
  3. No hay la menor duda que ofreces siempre la más completa información del Madrid de antaño, muy por encima de otros que se dedican a lo mismo.

    ResponderEliminar
  4. Hay que tratar de que no se olvide la historia de Madrid y eso lo sabes tú muy bien haciendo lo propio con tu blog y tus estupendas fotografías.
    Muchas gracias, Carlos.

    ResponderEliminar
  5. ¿Alguien sabe dónde estaba el hostal Capri de Madrid

    ResponderEliminar
  6. Al menos durante los años 60, del siglo pasado, había un Hostal Capri en la calle de las Conchas, número 7, en Madrid. Es un lugar cercano a la plaza de Santo Domingo.

    ResponderEliminar
  7. Recuerdo desayunar en la Granja Callao, en los años 70, cuando viajé por primera vez a Madrid. ¿Alguna foto del lugar o la dirección exacta?

    ResponderEliminar
  8. Recuerdo desayunar en la Granja Callao, en los años 70, cuando viajé por primera vez a Madrid. ¿Alguna foto del lugar o la dirección exacta?

    ResponderEliminar
  9. La Granja Callao estaba en la Gran Via 38 , casi esquina a la calle Concepción Arenal

    ResponderEliminar
  10. Y es verdad que la plaza del Carmen comunicaba con la plaza del Callao a través de los bajos de este edificio?

    ResponderEliminar
  11. José Ramón, desconozco ese dato preciso. El centro de Madrid ha tenido siempre comunicaciones en su subsuelo (viajes de agua, alcantarillado, etc.).

    ResponderEliminar