Páginas

lunes, 31 de marzo de 2014

LA GRANJA EL HENAR, LABORATORIO DE TERTULIAS.

Lo que en el año 1910 comenzó siendo un establecimiento de venta de leche, manteca y quesos, terminaría por convertirse en uno de los cafés con tertulias más representativos del siglo XX en Madrid.


La Granja El Henar, con su famosa terraza de verano, estuvo situada en la calle de Alcalá, número 40 y por ella pasaron todos los políticos, periodistas, escritores, artistas, profesores y aspirantes a cada una de esas categorías, durante la primera mitad del siglo pasado.

Fuente: B.N.E. (1912)

Era el año 1907 cuando Fermín Lomba de la Pedraja, propietario de fincas ganaderas en Aranjuez (Madrid) y Santander, decide emprender negocios en la capital. Para ello abrirá en la calle de Alcalá un establecimiento al que denominaría Granja El Henar (no del Henar), marca que inscribió en el registro de nombres comerciales en el año 1910, dedicado a la venta de leche de vaca y productos derivados. 

El próspero negocio y su privilegiado emplazamiento favorecieron la reconversión de la tienda en un café con el mayor gusto y confort a mediados del año 1912, ofertándose también la venta de cremas, yogurt, kéfir, cervezas, horchata y, por supuesto, leche con servicio a domicilio. Posteriormente se comercializaría la Crema Henar, riquísimo postre, especial para fresa.

El café Granja El Henar era, al principio, un lugar tranquilo e higiénico que olía a leche esterilizada, a chocolate con bizcochos, a cerveza fresca y a aceitunas rellenas de anchoa. En el fondo, por las tardes, se sentaba el filósofo José Ortega y Gasset a tomar un frasco de agua de Mondariz con sus tertulianos y a tratar todo lo relativo a la futura Revista de Occidente.

Fotografía: M.R.Giménez (2014)
Fachada actual del lugar donde estuvo la Granja El Henar, junto al café del Círculo de Bellas Artes.

A principios del año 1924 se insertaron anuncios en la prensa para la convocatoria de un concurso de decoración e instalación del nuevo café Granja El Henar, reclamando a los artistas y decoradores del momento. El proyecto elegido fue el de los arquitectos Martín Domínguez Esteban y Carlos Arniches Moltó, que seis años después realizarían también el café Zahara de la Gran Vía. 

Fuente: Bremaneur.wordpress.com
Fachada de Granja El Henar durante la Guerra Civil Española.

La nueva Granja El Henar se convirtió en el año 1925 en un café de su tiempo, moderno, sin concesiones banales. Un café en al que todos se sentían llamados y donde se arraiga y consolida todo, que comenzó a llenarse de literatos, artistas, políticos y cualquiera que deseara ver y dejarse ver, sobre todo en su magnífica terraza de la acera de la calle de Alcalá.

Fuente: Urbanity.es (1935)
Terraza de Granja El Henar unida a la del café Negresco.

Domínguez y Arniches, los arquitectos y decoradores, explicaban su obra aduciendo que al ser “La Granja” un café muy de Madrid, era perfectamente lógico el hacer un local de ambiente marcadamente madrileño, simplificando y estilizando en un sentido moderno el ambiente de los viejos salones, iglesias, paradores y calles de Madrid, que tanto se diferencian de sus contemporáneos españoles.

Fuente: Urbanity.es (1925)
Patio central de Granja El Henar.

Era “La Granja” un café grande y con rincones propicios para la tertulia. Amplio, fresco y cómodo, dotado de un espléndido patio español y un precioso salón de té con ascensor independiente por el portal, al que solían asistir las mujeres.

Fragmento de fotografía de Antonio Passaporte -Loty- de la segunda mitad de los años 30 del siglo XX. Señalado el café Granja El Henar y a su lado el café Negresco.

El café Granja El Henar comenzó de inmediato a congregar gran número de tertulias, entre las que destacó la dirigida por Ramón María del Valle-Inclán y en la que curiosamente se llegaría a debatir con vehemencia sobre el número exacto de palabras contenidas en “El Quijote de Cervantes”. Uno de los tertulianos, de fastidiosa elocuencia, llegó al punto de sacar de quicio al prócer con sus interminables explicaciones y Valle, que no se caracterizaba por su carácter complaciente, le contestó: “¡Basta! ¡Por Dios! Se abren ante usted mundos de ignorancia… Así terminó la discusión.

Fuente: B.N.E. (1927)
Tertulia de Valle-Inclán en Granja El Henar.

El laboratorio de tertulias en la Granja El Henar convocaba también la de Manuel Azaña, otra de Domínguez y Arniches, con arquitectos, en la mesa adjunta a la de Valle-Inclán; la de veterinarios dirigida por Félix Gordón Ordás, que tras la Guerra Civil sería Presidente de la República Española, en el exilio. El escritor Ramón J. Sender asistía a la “peña” junto al pintor Juli Ramís Palau y los hermanos escritores Eduardo y Rafael Dieste Gonsálvez. 

Los miembros de la Generación del 98 y de la Generación del 27, asistían al café Granja El Henar. Desde su terraza, frontera con la del también muy conocido Café Negresco, vieron pasar y se unieron a las concentraciones y manifestaciones a favor de la II República Española. 

La Guerra Civil no pudo con el café, pero sí la especulación. A finales de la década de los años cuarenta del siglo pasado, el café Granja El Henar fue convertido en una sucursal del banco Popular y en la década siguiente la prensa anunció la demolición del edificio que lo albergaba para levantar un rascacielos de 17 pisos, que nunca llegaría a construirse. El inmueble fue dividido en dos, remodelando las fachadas que hoy parecen corresponder a edificios distintos y están ocupados por dependencias oficiales. 







Fuentes:

Hemeroteca ABC
Hemeroteca B.N.E.
Urbanity.es
Prensahistorica.mcu.es
“Una breve historia del escaparate madrileño moderno” de Humberto Huergo Cardoso.

Mcu.es

11 comentarios:

  1. Muchas gracias, María Rosa. Me alegro de que te haya gustado. Un saludo muy afectuoso.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado. como siembre, con unas fotos interesantísimas. gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti, Antonio. Entre tus tabernas antiguas de madrid y estos cafés, vamos a copar el mercado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. M.R Encuentro esta referencia en google, y como descendiente de la familia agradezco mucho el recuerdo y las fotografías
    José Ramón Lomba Recarte

    ResponderEliminar
  5. José Ramón, muchas gracias por tu comentario. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  6. Bien trabajado y documentado, muchas gracias

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado este articulo sobre el cafe tertulia de mi bisabuelo . Yo tengo algunas fotos y referncias mas sobre el mismo . En el celebro su boda mi abuelo y todos en la familia tenemos un cariño especial hacia el mismo .

    ResponderEliminar
  9. Hola, Ignacio:
    Me alegro mucho de que te haya gustado este artículo. La historia de La Granja El Henar es extensa e importante para Madrid, al tratarse de un café muy conocido, en su época.
    Si pudieras facilitarme la información que me dices poseer, te lo agradecería enormemente. De esta forma podría completar la historia.
    El correo del blog es: antiguoscafesdemadrid@gmail.com
    Muchas gracias y recibe un cordial saludo.

    ResponderEliminar