Páginas

miércoles, 9 de abril de 2014

EL CAFÉ NEGRESCO DE LA CALLE DE ALCALÁ.

Situado junto a la Granja El Henar el mítico Café Negresco, con su terraza, fue también escaparate y observatorio a la vez de todo aquello que acontecía en el Madrid de los años veinte y hasta mediados de la década de los cuarenta. Sus numerosas tertulias de periodistas (Luis Araquistáin Quevedo), escritores (Jacinto Benavente, Enrique Jardiel Poncela), poetas (León Felipe), pintores (Julio Romero de Torres) y hasta una de las primeras compuesta por mujeres (Eloísa Muro, Carmen Ponce de León y Manolita Rosales) que jamás fue tomada en serio, hicieron de este café uno de los más concurridos de Madrid.

Fuente: Bremaneur.wordpress.com y B.N.E. (1926)
Fachada de los cafés Granja El Henar y Negresco (a la derecha).

Inaugurado en el mes de noviembre de 1926, el antiguo Negresco era un café con fachada de oscura madera y a la clásica vieja usanza, pero con una espléndida terraza en su puerta situada en el número 38 de la calle de Alcalá. 

Fuente: Europeana.eu (s/ 1927)
Señalado el antiguo café Negresco.

El viejo café Negresco sería reformado en el año 1934 por el arquitecto Jacinto Ortiz Suárez y, tras varios meses cerrado, se convirtió en la expresión de un nuevo estilo decorativo y arquitectónico. La flamante y moderna transformación gustó y fue motivo de elogiosas críticas en los periódicos de la época.

Fuente: Urbanity.es (s/ 1934)
Fachada del café Negresco con su tipografía novedosa y luz de neón.

La fachada del nuevo Negresco estaba revestida de mármol negro de Bélgica y de granito de Camprodón; sobre ella se instaló la novedosa tipografía de la marca confeccionada en latón pavonado y luces de neón, con una longitud de casi 15 metros. En su planta baja se situó el café y la cervecería, dejando la principal para salón de té y baile con acceso a través del café y por el portal de la finca, con ascensor privado. 

Fuente: Urbanity.es (1934)
Aspecto de las dos plantas del Negresco con la escalera de acceso y sus espejos.

Nada más entrar al café se encontraba la tienda con mostrador refrigerado y exhibidor de productos para su venta y enfrente el mostrador de soda, decorado en aluminio y mármol negro. El suelo de este recinto era de color gris claro con franjas en marrón y rojo.

Fuente: Urbanity.es (1934)
A la entrada del Negresco, la tienda con exhibidor refrigerado y el mostrador de soda.

El café y cervecería de la planta de calle tenía columnas revestidas en mármol de color verde, la carpintería era en negro y sus paredes estaban pintadas en verde claro, haciendo juego con el color de la piel de los divanes.

La iluminación del local jugaba con la luz indirecta, difusa en el cielo raso para aumentar la claridad, pero también utilizando apliques de aluminio mate en color blanco sobre columnas y paredes. 

Fuente: Urbanity.es (1934)
Dos aspectos del café.

El salón de té, situado en la parte superior o principal, tenía pintadas sus paredes con estuco que logra una perfecta imitación del pergamino. Sus mesas y sillas eran de madera de nogal en color claro y tapizadas en piel de cabra color natural. A él se accedía por una escalera, con peldaños forrados en goma negra, decorada con espejos parabólicos.

Fuente: Urbanity.es (1934)
Salón de té y escalera de comunicación con el café.

Como café dotado de todas las comodidades, el Negresco renovaba el aire de su interior creando una atmósfera exenta de humos, humedad y bacterias consiguiendo un ambiente fresco en verano y cálido en invierno.

Fotografía: M.R.Giménez (2014)
Aquí estuvo el café Negresco, junto al edificio del Círculo de Bellas Artes.

La música de las orquestas que actuaban en el café Negresco era retransmitida por la radio durante la década de los años treinta del pasado siglo, anunciando en la prensa diaria el programa correspondiente. Pero esto no le valió para terminar convertido en una entidad bancaria, al igual que su vecino Granja El Henar situado en el mismo edificio que hoy parecen dos distintos. 

Fotografía: M.R.Giménez (2014)
Otro aspecto de la calle de Alcalá donde estuvo el café Negresco, cercano al Ministerio de Educación.

Actualmente no queda nada que recuerde a los dos cafés más famosos de esta parte de la calle de Alcalá, que estuvieron situados junto al edificio del Círculo de Bellas Artes (1926).






Fuentes:

Hemeroteca B.N.E.
Hemeroteca ABC.
Bremaneur.wordpress.com
Europeana.eu
Urbanity.es
Textos de Laura Fernández Quinteiro.

7 comentarios:

  1. Maravilloso, como siempre. Cada día me sorprendes más amiga Charito, los detalles son extraordinarios, y las fotografías geniales. ¿Que te puedo decir?. Sigue porque queremos saber más de esos negocios que poblaron nuestra querida ciudad, Madrid.

    Por cierto, tienes pendiente una deuda conmigo. ¿Para cuando las Ventas del Espíritu Santo?

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me pongo a tu disposición para cuando quieras hacer algo conjuntamente. Y, por cierto ¿para cuándo tu próximo libro? Lo esperamos como agua de mayo.
    Un gran beso y gracias por tu cariñoso comentario.

    ResponderEliminar
  3. Bueno,en c/Mesonero Romanos había hotel homónimo,supongo que siga.aquello de que la materia se transforma parece una empresa de mudanzas.Saldos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno,en c/Mesonero Romanos había hotel homónimo,supongo que siga.aquello de que la materia se transforma parece una empresa de mudanzas.Saldos.

    ResponderEliminar
  5. Nidia, gracias por todos tus comentarios y por seguir el blog. Un saludo.

    ResponderEliminar