Páginas

jueves, 29 de mayo de 2014

EL BAR ¡ALEGRÍA! Y SU MOSTRADOR.

El antecedente de lo que hoy conocemos como la plaza de Canalejas de Madrid fue llamado popularmente, que no de manera oficial, Las Cuatro Calles. El lugar era una encrucijada entre la Carrera de San Jerónimo y las calles de Sevilla, del Príncipe y de la Cruz. En el año 1912 comenzaron los derribos de las antiguas casas para configurar esa nueva plaza que por acuerdo del ayuntamiento, en el mes de noviembre de ese mismo año, vendría a llevar el apellido del que fuera Presidente del Consejo de Ministros, José Canalejas Méndez (1854-1912).

En un año impreciso y anterior a 1910, abriría en Las Cuatro Calles el bar llamado ¡Alegría! famoso en todo Madrid por sus bajos precios, sus panaux (murales) decorativos con caricaturas de políticos y personajes célebres del momento y por su servicio muy decente. El bar ¡Alegría! pronto inauguró sucursales; una de ellas, la situada en la calle de Atocha, 113 (hoy glorieta del Emperador Carlos V – más conocida como glorieta de Atocha – número 8), tuvo en su recinto un modernista y tecnológico mostrador.

Fuente: Viejo-madrid.es (1911)
El bar ¡Alegría! de Atocha y su magnífico mostrador modernista.

La noche del domingo día 9 de julio de 1911 abriría al público este segundo ¡Alegría! instalado en Madrid. El bar, artísticamente alumbrado y con una amplitud extraordinaria, estaba dividido en dos secciones: el salón para degustaciones y la zona del mostrador. 

Fuente: B.N.E. (1911)
Aspecto del salón para degustaciones.

El bar ¡Alegría! estaba dotado de la más moderna maquinaria construida e instalada por la Casa A. Vázquez del Saz, de la calle Zurbano. Su cafetera marca “Ideal” con presión de 1,5 atmósferas pasa el agua dos veces por la masa del café arrastrando todos sus aceites esenciales, lo que se traduce en el mayor aprovechamiento del mismo. Lo sorprendente, por entonces, era que el café se preparase en el acto y a la vista del público, al precio de 20 céntimos de peseta la taza.

Los aparatos de luz eléctrica habían sido fabricados por la misma Casa de la cafetera “Ideal”, así como también su famoso mostrador

Fuente: B.N.E. (1911)
Sobre el mostrador se aprecia la saturadora para el agua de seltz y tras éste el mueble niquelado para toneles. 

La barra o mostrador del bar ¡Alegría! era, como todo el decorado, de estilo modernista. Tenía varios grifos para las distintas clases de bebidas y, al estar dotado de cámara frigorífica y depósitos para hielo, expendía directamente los refrescos fríos. Varios fregaderos con inyectores de agua propiciaban una limpieza automática de los vasos utilizados.

Sobre el mostrador se podía ver la saturadora de marca “Hispania”, para la producción de agua de seltz y tras él había un originalísimo mueble de metal niquelado, para la colocación de toneles.

Fuente: B.N.E. (25.12.1912)
¿Quién sería I.G.G.?

Un enigmático anuncio, encontrado en la prensa del mes de julio de 1912, proponía una subrepticia cita frente al bar ¡Alegría! de la calle de Atocha. Allí estaré yo.

Fuente: Memoriademadrid.org (años 20 del siglo XX).
Fragmento de fotografía de la calle de Sevilla, 3 en donde estuvo la sucursal del ¡Alegría!, junto a Casa Thomas, en el edificio de La Equitativa. 

Una tercera sucursal del bar ¡Alegría! se abriría al público el día 10 de junio de 1913, a las 8 de la mañana, en la elegante calle de Sevilla, número 3 –contiguo a Casa Thomas (importante bazar)- . Para la promoción del nuevo local los periódicos anunciaron el regalo de seis mil objetos para los seis mil primeros clientes que realizaran una o más consumiciones en esta casa.

Fotografía: Charles Chusseau-Flaviens (años 20 del siglo XX).
El café-bar ¡Alegría! y Casa Thomas de la calle de Sevilla, con ambiente de toreo.

Parece que la parroquia de este nuevo bar ¡Alegría! estaba formada por gentes del toreo y cómicos que, al igual que en las otras sucursales y por tradición, no debían dejar propina al abonar sus consumiciones.

Fotografía: M.R.Giménez (2014)
Aquí estuvo el bar ¡Alegría! de Atocha, hasta el año 1960.

De los tres locales abiertos del bar ¡Alegría! en el centro de Madrid el que más perduró fue el de Atocha, que hoy corresponde con el número 8 de la glorieta. Las últimas noticias encontradas en la prensa sobre este negocio datan del año 1960. Un año después, en el mismo lugar, se inauguraría un nuevo bar llamado El Brillante.




Fuentes:

Hemeroteca de la B.N.E.
Hemeroteca ABC.
geh.org/fm/chusseau-flaviens
Memoriademadrid.es
Viejo-Madrid.es
Es.wikipedia.org

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la historia de este emblematico lugar. La verdad es que me ha sorprendido ver que para promocionarlo hacían regalos a los 6.000 primeros visitantes. Es increible, ¿tanta afluencia de gente tenían? Ahora muchos bares se conformarían con tener esa afluencia en 1 año.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, José Miguel, eso dice la prensa de aquella época. Lo que no remarca es el tiempo que tardaron en realizar su entrega.
    Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar