Páginas

jueves, 2 de julio de 2015

EL BAR FLOR DE LA PUERTA DEL SOL.

La nueva Puerta del Sol de Madrid, cuya transformación se produjo entre los años 1857 y 1862, dio paso de inmediato a la instalación de numerosos establecimientos que ocuparon sus nada baratos locales. Como se sabe un gran número de cafés, hoteles y todo tipo de negocios abrirían aquí sus puertas compitiendo en lujo, confor e higiene. Pero también hubo bares, menos distinguidos que los cafés aunque tan importantes como ellos. Tal es el caso del Bar Flor, situado en lo que fue el número 14 (local que hoy corresponde con el nº 13) y que abrió al público en el año 1920.

Fotografía: M.R.Giménez (2015)
La Puerta del Sol vista desde el mirador de lo que fue el Bar Flor. 

El local donde luego se instalaría el Bar Flor estuvo siempre ocupado por algún negocio desde que en el año 1861 se levantase el edificio donde se encuentra, propiedad del marqués de Manzanedo. Una academia de francés, las exposiciones de una fábrica de tejas (Sierra y Guisasola) o de un estudio fotografía (Manuel Alviach), la cervecería de Candela, que allí estuvo entre los años 1902 a 1917, fueron algunos de los comercios que en este lugar se ubicaron hasta que allí vino a instalarse el Bar Flor. 

Fuente: Charles Clifford (1862), Jean Laurent (1870), bdh.re.bne.es (1905) y Francesc Catalá Roca (1954).
El mismo local a lo largo del tiempo: Una academia de francés, una exposición de tejas, la Cervecería de Candela y el Bar Flor.

Jaime Rigo, Eduardo Carmona y Cía. inauguraron este bar de estilo modernista, que también era restaurant por cubierto y a la carta, el día 13 de septiembre de 1920, en la Puerta del Sol. Su magnífica decoración, con profuso empleo de mármol y bronce, corrió a cargo del escenógrafo e interiorista Salvador Alarma Tastás. 

Fuente: B.N.E. (1920)
Fachada del Bar Flor, en su inauguración.

Todo el recinto estaba iluminado por lámparas de cristal tallado de originalísimo estilo, contaba con varios salones dotados de calefacción central y un mobiliario cómodo y rico.

Tras la puerta de acceso, sobre la que se encontraba una marquesina de mármol, había dos mostradores enfrentados: uno para el servicio del bar y el otro para la venta de pastelería, helados y fiambres.

El Flor disponía de las más modernas cámaras frigoríficas, hornos para pastelería mallorquina y maquinaria para la congelación de helados. 

Fuente: B.N.E. (1920)
Mostrador del Bar Flor, en su inauguración.

Fue noticia en varios periódicos la donación del diez por ciento de lo vendido durante la semana ( correspondiente al día 28 de septiembre de 1921), que los propietarios del Bar Flor realizaron a la Cruz Roja con destino a los soldados de la Guerra de África (Desastre de Annual).

En el lateral derecho de su fachada estuvo instalado durante varios años un tablero en donde se escribían las noticias más relevantes del momento. Así, el público se apiñaba frente a la pizarra que en el establecimiento tiene “La Voz” y “El Sol” (periódicos) para conocer, por ejemplo, los detalles del recorrido del hidroavión “Plus Ultra” durante el mes de febrero de 1926.

La prensa también recogió el grave suceso acaecido el día 8 de febrero de 1928 cuando, a las 7,30 horas de la tarde, un gran trozo de mármol correspondiente a la cubierta de la entrada del Bar Flor cayó sobre numerosas personas que transitaban en ese momento por el número 14 del Puerta del Sol. Cinco heridos de diversa consideración y numerosos contusionados fue el balance del accidente. 

Fuente: Onis-online.blogspot.com (1931)
Fachada, modificada tras el accidente, del Bar Flor. A la derecha se aprecia la pizarra donde se escribían las noticias más destacadas de la prensa.

En el año 1929 llegó a Madrid el primer “Photomaton” que producía fotografías por máquina automática en ocho minutos, a un coste de 1,50 pesetas. El Bar Flor instalaría en su puerta, unos años más tarde, el primero de estos aparatos situado en la Puerta del Sol, cuando el mecanismo de este invento se redujo sustancialmente, ocupando solo el espacio de una pequeña cabina.

Durante la Guerra Civil Española el servicio del Flor continuó, animando a la clientela con llamativos anuncios de publicidad.

Fuente: ABC. (1938)
Anuncio para animar al consumo en el Bar Flor, durante la Guerra Civil Española.

Era el año 1941 cuando comenzó a editarse “La Codorniz” o La revista más audaz, para el lector más inteligente. Tuvo, entre otras sedes, una de sus primeras redacciones en la Puerta del Sol, justo encima del Bar Flor donde su director Miguel Mihura Álvarez y el dibujante Tono (Antonio Lara de Gavilán) discurrían las historias a contar en esta publicación.

El Bar Flor, como todos los cafés de la Puerta del Sol, fue entrando en decadencia. Durante los años sesenta del siglo pasado toda su ornamentación modernista había desaparecido, al igual que su servicio de pastelería, pasando a convertirse en un local para desayunos rápidos en la barra, tertulias subrepticias que comentaban los libros prohibidos por la dictadura imperante y lugar de encuentro disimulado para el furtivo mundo homosexual; todo ello amenizado por la música de una diminuta orquesta de señoritas pudorosamente ataviadas con falda larga y camisa rematada por un pequeño lazo negro en el cuello. 

En el año 1978 cerró el piso superior del Flor, desapareciendo su famoso mirador que mostraba todo lo que sucedía en la Puerta del Sol. Poco después el Bar Flor pasaría a la historia.





Fuentes:

Hemeroteca Biblioteca Nacional de España.
Hemeroteca ABC.
Bdh-re.bne.es
Onis-online.blogspot.com.es
Madridciudadaniaypatrimonio.org
Es.wikipedia.org

6 comentarios:

  1. Gracias Charo por abrirnos una ventana más a la memoria de otra esquina de nuestro Madrid. Me sonaba de algo el bar Flor pero no conocía esas fotos antiguas y rebuscando entre mis libros he encontrado una foto que debió ser de poco antes de cerrar. Te mando la referencia por si la quieres buscar para ampliar un poco más la historia. Es del libro del ya fallecido Antonio D. Olano "Pecar en Madrid" Ed. 99 S.A. Madrid 1976 pág.129.
    Leyendo tu artículo me han asaltados dos dudas sobre el cambio de numeración en la Puerta del Sol, no sé si es que siempre que se derriba un edificio o se unifican varios se pierde el número, creo que en algunos casos no es así y se nombra el nuevo edificio con varios números. Te agradecería que me comentes si hay algún criterio fijo porque suelo tener problemas en situar referencias de guías antiguas. En este caso no sé que número desapareció en la Puerta del Sol. La otra duda es sobre la situación del antiguo Café Universal que he comprobado que muchos sitúan en el número antiguo 14 pero en la placa (rombo amarillo del Ayuntamiento) de información que hay actualmente está colocada en el 14 moderno. Sabes seguro si el Universal estaba al oeste justo pegado al bar Flor o hacia al Alcalá como dice la placa?
    Y nada más. Adelante y hasta un nuevo paseo. Rafa

    ResponderEliminar
  2. Hola, Rafa:
    Con respecto a la numeración de los portales de las calles he de reconocer que es bastante liosa para quien investiga porque antes, cuando se tiraba una casa, los números solían corregirse, cosa que se ha dejado de hacer. En otras ocasiones se utilizaban los duplicados o se enumeraban las fincas con dos números correlativos en el mismo portal. Suelo recorrer las calles para buscar referencias que me den pistas o mirar comercios que aún existan. ¡En fin! que me busco la vida.
    Respecto al café Universal, he de decirte que estuvo en el lugar que señala la placa que hace referencia a Olga Ramos. Hay varias fotos de este café en internet.
    Te pediría que, para consultas tan largas como estas, me escribas al correo del blog porque será más fácil contestarte a temas tan largos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, me parece increíble cómo consigues mantener viva la historia de la ciudad.
    Yo tengo un blog de dibujo donde publico los bocetos de mi trabajo como artista y escenógrafo, y el mes pasado hice una entrada recordando el cierre del café Comercial y publique los dibujos que hice cuando era estudiante en 1988 de varios cafés, algunos ya han cerrado. El café Flor no llegue a verlo, aunque cuando cerró yo tendría 12 años.
    te dejo el link con los dibujos a ver si te gustan. https://javierchavarria.wordpress.com/2015/08/08/cafe-comercial-madrid/
    algunos estaban de moda en los 80 y no eran exactamente antiguos, sólo populares, otros son clásicos de Madrid. Seguro que tú puedes decirnos muchas cosas de ellos.
    un saludo
    Javier

    ResponderEliminar
  4. Javier, gracias por tu halagador comentario. Los dibujos son estupendos y veré qué se puede contar sobre los cafés expones.
    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado muchisimo y me ha emocionado ver despues de tantisimos años el bar flor, muchas gracias por el esplendido reportaje que habeis hecho de dicho bar.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu amable comentario. El propósito de este blog es recordar la historia de todo aquello que desapareció.

    ResponderEliminar