Páginas

miércoles, 20 de abril de 2016

ESTABLECIMIENTO DE EMILIO GONZÁLEZ.

Cuando en la plaza de Canalejas de Madrid, situada a escasos metros de la Puerta del Sol, se acometían las obras para su configuración definitiva, vino a inaugurarse la espléndida tienda de Emilio González. 

Fuente: mcu.es (1913).

Dedicado a la venta de café, té, chocolates, caramelos, galletas y comestibles finos, este establecimiento abrió sus puertas a mediados del mes de diciembre de 1912, en la carrera de San Jerónimo, número 29 (actual nº 9).

Fuente: mcu.es (1913)

Los antecedentes de esta bonita tienda hay que buscarlos en otra, que estuvo situada en la calle del Príncipe, número 1, esquina con las Cuatro Calles (actual plaza de Canalejas) y que fue propiedad de Venancio Vázquez López. Este industrial, sobrino del propietario de los Chocolates y dulces Matías López, vio derribar ese edificio de la calle del Príncipe durante la remodelación de la plaza de Canalejas, perdiendo su local y traspasando el negocio a su encargado Emilio González. Por entonces, Vázquez López ya había comenzado su carrera política en el Ayuntamiento de Madrid.

Fuente: memoriademadrid.es (1913).
La fotografía de la izquierda muestra el edificio, a punto de ser derruido, de la calle del Príncipe, nº 1, que ya aparece derribado en la fotografía de la derecha.
Las flechas indican la fachada del establecimiento de Emilio González, situado en la carrera de San Jerónimo.

Emilio González, antiguo dependiente de Venancio Vázquez, marca de la tienda que así figuraba en su rótulo, vino a establecer dicho comercio con el lujo propio de las confiterías más selectas del Madrid de la época. 

Fuente: ABC (1913).
Anuncio de la apertura y fachada del nuevo establecimiento.

El establecimiento estaba especializado también en artículos de capricho, chocolates para convalecientes y señoras recién paridas, sin azúcar para diabéticos, además de un aceite riquísimo, todo ello envasado en frascos, cestas y estuches bellamente ornamentados.

Fuente: prensahistorica.mcu.es (1921)
Anuncio en prensa.

La publicidad sobre los artículos expendidos por este negocio fue constante en la prensa hasta el año 1931, año en que parece haber finalizado su actividad.




Fuentes:

Hemeroteca del ABC.
Hemeroteca de la B.N.E.
Mcu.es
Memoriademadrid.es
Prensahistorica.mcu.es

6 comentarios:

  1. Qué maravilla de tienda ¡Casi igual que las tiendas de ahora! Gracias, Charo!

    ResponderEliminar
  2. Sí que era una bonita tienda. Lo malo es no haber podido averiguar quien fue el responsable de su decoración ni otros pormenores. Pero, las fotografías, ahí están.
    Gracias a ti, Carlos, por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Me da la impresión que fue un negocio muy avanzado en cuanto al enfoque comercial. Una tienda especializada y con publicidad constante en prensa, una recomendación muy actual para todo aquel que quiere montar un negocio pequeño en estos úlitmos años. Muy interesante...

    ResponderEliminar
  4. Así era en los negocios especializados en artículos de lujo de la época. La publicidad, cuyo medio era casi exclusivamente la prensa, promocionaba la apertura de estos establecimientos y los artículos vendidos en ellos, previo pago.
    Muchas gracias por tu comentario, Jorge.

    ResponderEliminar
  5. Precioso. Sin duda debió ser un referente en su época, no creo que hubieran muchos locales como este.

    ResponderEliminar
  6. Carlos, te doy la razón porque era un local bellamente decorado. Este tipo de establecimientos competían entre sí en la ornamentación, sin duda porque estaban destinados sólo para quienes tuvieran poder adquisitivo suficiente.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar