Páginas

lunes, 22 de octubre de 2018

UN TAPÓN, UN CAFÉ Y UNA FUENTE EN LA PLAZA DE CASCORRO.


La muy conocida plaza de Cascorro, cabecera de El Rastro madrileño, no siempre tuvo la fisonomía actual. Una manzana formada por siete casas y rodeada por las desaparecidas calles del Cuervo, San Dámaso y por la travesía del Rastro, obstaculizaba el paso a este gran mercadillo a su entrada desde la calle de los Estudios, formando el denominado “Tapón del Rastro”, hasta principios de la década de los años diez del siglo pasado.


Fuente: ign.es. Plano de Madrid de Carlos Ibáñez e Ibáñez Íbero (1879). El círculo señala lo que fue el "Tapón del Rastro" y las calles que lo circundaban.


En una de las casas de la referida manzana, vino a instalarse el que quizá fuera uno de los establecimientos más conocidos de los barrios bajos de Madrid, cuya calificación siempre fue la de cafetín  o cafetucho, dado el cariz de la parroquia que a él acudía.

Situado en la esquina de la desaparecida calle de San Dámaso, el Café del Manco era un lugar sórdido y antihigiénico, de mesas desvencijadas, vasos desportillados y cucharillas de estaño. Golfos, pícaros y desheredados de la suerte solicitaban allí una consumición compuesta por uno de a cinco, tres bolas y medio ceneque (café de recuelo, buñuelos y medio pan) con el fin de pasar la noche cobijados del frío junto a las mesas del establecimiento.

Fuente: viejo-madrid.es (1912). El Café del Manco aparece en la esquina del "Tapón del Rastro".


Como en todos los cafés barriobajeros, el del Manco también se nutría de otro tipo de clientela. Por allí recalaban periodistas en busca de sórdidas noticias y dramaturgos, con ánimo de pegar la oreja, para observar a personajes y situaciones que después plasmarían en sus obras. Tal fue el caso de Ángel Torres del Álamo y Antonio Asenjo con su sainete “El chico del cafetín”, estrenado en el año 1911, y ambientado en este café.


Fuente: hemerotecadigital.bne.es (1928). Los autores de "El chico del cafetín", Asenjo y Torres, caracterizados con la indumentaria de los parroquianos del Café del Manco.


El “tapón del Rastro”, sus siete casas y el Café del Manco cayeron bajo la piqueta para conformar la plaza de Nicolás Salmerón (hoy de Cascorro), que fue inaugurada oficialmente en el año 1914.

Nuevos edificios irían configurando esta plaza, a la que se dotaría también de una fuente con historia.

Fuente: memoriademadrid.es (1920) Fotografía de José Corral. El "Tapón del Rastro" ya no existía. Así era la plaza de Nicolás Salmerón, con su fuente.


La llamada Fuente del paseo de las Delicias fue una de las cuatro que vinieron a instalarse, durante la segunda mitad del siglo XVIII, en la salida de Madrid junto a la Puerta de Atocha. Dotadas todas ellas de gran pilón y surtidor, servían también para abrevar al ganado que salía o entraba por aquella parte de la ciudad.

En el año 1850 la Puerta de Atocha, que formaba parte de la cerca de Felipe IV, fue derribada y aquellas cuatro fuentes iniciales desaparecerían de esta ubicación poco a poco. De ellas sólo supervivieron dos: la situada al principio de la ronda de Atocha y, la que nos ocupa, ubicada cerca del paseo de las Delicias.

Fuente: memoriademadrid.es (1864). Fotografía de Alfonso Begué. Esta es la Fuente de las Delicias en su primitiva ubicación, junto a la Puerta de Atocha.

Parece que la Fuente de las Delicias pasó de abrevadero a fuente vecinal para aquellos nuevos barrios que se iban formando al sur de la Puerta de Atocha, con el ensanche de Madrid. Su diseño barroco, que hasta entonces había pasado desapercibido para quienes describían el ornato de la ciudad, sería tenido en cuenta para embellecer las plazas reformadas por el Ayuntamiento.

Fue así como la Fuente del paseo de las Delicias fue instalada en el centro de la nueva plaza de Nicolás Salmerón (hoy de Cascorro), en 1913, un año antes de que fuese inaugurada.

Fuente: memoriademadrid.es (1922). Fotografía de Luis Huidobro. La Fuente de las Delicias ya en la nueva plaza de Nicolás Salmerón.


Aún podemos contemplar esta Fuente de las Delicias en el Parque de Eva Duarte, de la calle de Gómez Ulla, donde fue instalada en los años cincuenta del pasado siglo.

Fotografías: Manuel Chamorro (2018). Dos aspectos de la Fuente de las Delicias, hoy situada en el Parque de Eva Duarte.








Fuentes:


ign.es
hemerotecadigital.bne.es 
memoriademadrid.es 
Agradecimiento muy especial a Antonio Pasies Monfort, por su aportación sobre el Cafetín del Manco y a Manuel Chamorro, por sus fotografías.

9 comentarios:

  1. Qué bien que la fuente sobrevive y en un sitio tan cercano. Es una fuente preciosa, a ver si la restauran un poquito y seguimos disfrutando de ella.

    ResponderEliminar
  2. Esperemos esa restauración y que la Fuente de las Delicias pare de viajar por Madrid. Es un monumento desconocido, cuya historia merece atención.
    Gracias, Carmina.

    ResponderEliminar
  3. genial el articulo, muchas gracias por la documentación y las fotografías que lo acompañan. una gozada

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Isabel, por tu amable comentario a este trabajo.
    Si te gusta la historia de Madrid, quiero recomendarte también nuestro Youtube de los "Antiguos Cafés de Madrid", en esta dirección: https://www.youtube.com/channel/UCCmQb2UTq-TNbf8Y8n7n6_w
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  5. Hola Charo!
    Pues yo escribí mucho sobre la historia del Rastro y vendí en este mercado durante 18 años sin saber que esta fuente había estado en la antigua plaza de Nicolás Salmerón. Conocía las aventuras del "tapón" y de las dos calles que lo cercaban hasta su desaparición. Pero de no haberte leído, no hubiese conocido los viajes y mudanzas de la Fuente de las Delicias que desde hace mucho está cerca de mi casa en el parque de Eva Perón y la calle Gómez Ulla. Gracias por la información y te felicito por tu trabajo y constancia. Cuanto tiempo sin vernos! Un abrazo
    Anne

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué tal, Iris?
    Es una gran alegría saber de ti y que sigas el blog.
    Leí mucho de todo lo que publicaste sobre El Rastro y también de tu otro blog "Paisajes urbanos matritenses", que espero retomes algún día.
    Lo de vernos ha de tener remedio.
    Gracias por tu comentario, por seguirme y por todo lo que nos has enseñado siempre y espero continúes haciendo.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  7. Maravillosas historias de ese Madrid de siempre. Gracias por la documentación.

    ResponderEliminar
  8. Maravillosas historias de ese Madrid de siempre. Gracias por la documentación.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por tu comentario, Deme.
    Decirte que también estamos en YouTube, canal de los "Antiguos Cafés de Madrid", en donde estamos subiendo vídeos sobre la historia de Madrid que sin duda te gustarán.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar