Páginas

Translate

miércoles, 24 de marzo de 2021

CASA LABRA Y LOS SOLDADITOS DE PAVÍA.

Cualquiera que haya caminado por la calle de Preciados, en dirección a la Puerta del Sol de Madrid, habrá reparado en los portones de madera oscura de Casa Labra. 

 

 Vídeo: Casa Labra y los soldaditos de Pavía.

 

Antonio Labra inauguró la que fue su tienda de vinos en el año 1860 y tuvo gran competencia al establecer allí su negocio. En pocos metros quince comercios del ramo vendían el mismo producto, pero supo continuar con su beneficio siendo el único viejo local que ha supervivido hasta hoy.

En la actualidad Casa Labra sigue manteniendo el nombre del primer propietario que abrió aquel antiguo establecimiento, perteneciente desde el año 1947 a la familia Molina.

Manuel Molina, gerente, cuenta a Antiguos Cafés de Madrid en este vídeo la gran historia de esta tradicional taberna desde sus comienzos. De cuándo data su preciosa decoración, cuál es el significado de los rótulos de sus paredes o por qué quienes trabajan en los bares llevan en su indumentaria el color blanco.

En la trastienda de Casa Labra el tipógrafo Pablo Iglesias Posse, junto a veinticinco compañeros, fundó el Partido Socialista Obrero Español el día 2 de mayo de 1879. Una placa en su fachada conmemora el centenario del hecho histórico.

Este vídeo que os mostramos viene, además, con una sabrosa sorpresa. La receta de los “soldaditos de Pavía”, famosos en todo Madrid, que amablemente se prepararon para todos nuestros seguidores.

 

VISITA Y SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE PARA VER MADRID.


 

lunes, 8 de marzo de 2021

HILDEGART.

Esta es la historia de Hildegart, que no pudo ser. 

 

Hildegart Rodríguez Carballeira. Fuente:culturaydeporte.gob.es


Se podría decir que Hildegart Rodríguez Carballeira había nacido para triunfar, el día 9 de diciembre de 1914, en un mundo que entonces no existía.

 

Hildegart, cuando era niña. Fuente: culturagalega.gal

A los once años de edad ya pronunciaba aplaudidos discursos en la Universidad de Madrid, además de escribir para diversas publicaciones. Un año más tarde participaba como oradora en la campaña sanitaria de Higiene Social junto a médicos, abogados y políticos solicitando reformas de las leyes vigentes. Hildegart se manifestaba en contra de los asilos para niños por considerar que las criaturas allí acogidas no eran tratadas con arreglo a la dignidad que merecían.

La prensa describía el aspecto de esta joven mujer como fuerte y robusta, de larga melena y ojos vivos, manos cuidadas e indumentaria sencilla. Sus disertaciones, que podía ejecutar en varios idiomas, no dejaban indiferente a nadie por la gran facilidad de palabra y la rotundidad de sus mensajes.

 

Hildegart, en una de sus intervenciones (1931). Fuente: culturaydeporte.gov.es


A la edad de trece años ingresó en la Universidad Central de Madrid para estudiar Filosofía y Letras, además de la carrera de Derecho, título que obtendría con dieciocho, llegando a ser miembro de la Academia de Jurisprudencia y Legislación.

Con quince años pertenecía a las Juventudes Socialistas de Madrid y en su conferencia “Juventud y política” exponía que: “Es preciso desechar la dirección espiritual de los señores moralistas al uso, emancipándose de su tutela, considerando absurdo que intimidades que no se confiesan ni a los miembros familiares se digan a un señor revestido de hábitos de apariencia feminil”. 

La defensa de los trabajadores, de la educación sexual, del feminismo, el control de la natalidad, la paternidad responsable, cómo prevenir las enfermedades venéreas y la prostitución o conseguir la igualdad política, económica y sexual de hombre y mujeres, eran temas sobre los que basaba tanto sus intervenciones públicas como los textos que publicó en diversos periódicos y editoriales. “Si los patriotas desean tener hombres para defender el Estado, si los burgueses quieren tener mujeres a su disposición para llenar los burdeles, que sean ellos quienes envíen al ejército y a los lupanares a sus propios hijos”. (Profilaxis anticoncepcional. Paternidad voluntaria. 1931).

 

Dos de los libros publicados por Hildegart. (1920 y 1931). Fuente: bdh.bne.es
  

Sin duda Hildegart, cuyo nombre de nacimiento era Carmen, fue una niña dotada de un coeficiente intelectual portentoso y recibiría una educación en consonancia con su inteligencia.

Antes de nacer Hildegart su madre, Aurora Rodríguez Carballeira, se había hecho cargo de su sobrino Pepito Arriola (José Rodríguez Carballeira 1895-1954) fomentando en él conocimientos musicales. El niño, que demostraría poseer una precocidad extraordinaria, fue capaz de repetir en el piano una jota que acababa de escuchar a la edad de dos años y medio. A los tres años debutaría en el Salón Montano de Madrid, dando conciertos en el Ateneo y en el Palacio Real, ante un público estupefacto al escuchar su destreza. 

 

Pepito Arriola (1901). Fuente: hemerotecadigital.bne.es
 

La fama de Pepito Arriola rebasó las fronteras, siendo solicitado para hacer numerosas giras por Europa, Estados Unidos y América del Sur durante su infancia y adolescencia. Compositor, pianista y violinista, en su juventud fijaría su residencia en Alemania donde permanecería hasta 1945, año en que regresó a España, falleciendo en Barcelona a la edad de cincuenta y nueve años.

Para Aurora Rodríguez la separación de su sobrino habría sido tremendamente dolorosa y frustrante. Sería entonces cuando pensó en ser madre, con la finalidad de criar y educar a su propio proyecto. Para ello convendría con un capellán de la Armada, de nombre Alberto Pallás Montseny, los encuentros sexuales necesarios para quedar embarazada. Después, el hombre no tendría ningún derecho sobre la criatura y sólo ella sería la responsable de su educación. Así vendría al mundo Hildegart.

Aurora siempre sometió a su hija a un férreo control con el fin de hacer de ella una guía de la mujer de la época. La excepcionalidad de Hildegart aprovecharía hasta el máximo todos los recursos a su disposición para llegar a ser una joven de gran brillantez en todo su trabajo, pero también le proporcionaría la capacidad de pensar con ideas propias respecto a su emancipación.

Hildegart no llegaría nunca a poner en práctica todo su discurso, no tuvo tiempo. El día 9 de junio de 1933 su madre le disparó mientras dormía, en su casa de la calle de Galileo de Madrid, quitándole de vida cuando aún no había cumplido los diecinueve años. 

 

Entierro de Hildegart, a su paso por la carrera de San Jerónimo (1933). Fuente: hemerotecadigital.bne.es

Aurora Rodríguez no pudo admitir que su obra, esa mujer que había parido y educado para ser el faro de la Humanidad, pudiera llegar a ser independiente y estar libre de su dominio.


En homenaje a todas las mujeres que faltan.

8 de Marzo




Fuentes:


bdh.bne.es

cervantesvirtual.com

culturagalega.gal

culturaydeporte.gob.es

hemerotecadigital.bne.es